Reconocido por la reina de España e invitado a ser juez de robótica en Cuba, Alan ha encontrado en la robótica una manera de ayudar

“Pensaba que la robótica era solo para ingenieros o especialistas y que nosotros los mortales no podíamos manejar esa tecnología”, dice Alan.

Sin embargo, a sus apenas 17 años, Alan Domínguez Medina ahora ha conquistado ya torneos de robótica en el mundo y tuvo la distinción de ser invitado a uno, junto con su equipo, por la reina Letizia de España.

Dos medallas de plata y cinco de oro en torneos internacionales y haber sido parte de la selección nacional mexicana de robótica son algunos de los logros del originario de Tonalá, Jalisco.

Actualmente es también miembro del equipo Daedalus de PrepaTec Guadalajara que compite en FIRST, uno de los torneos de robótica más exitosos entre los jóvenes del mundo.

La robótica para ayudar a la gente

“Hace 3 años, a los 14, no me interesaba nada de esto”, comentó riendo Alan.

Lo que sí tenía ejemplo para ayudar a la gente. Originario de Tonalá, Jalisco, sus papás regalaban consultas médicas en una comunidad marginada.

Desde pequeño, de hecho, le llamó la atención la medicina por su papá médico y su mamá dentista.

En 2017 entró al programa de robótica de la Secretaría de Educación de Jalisco solo por curiosidad.

"No vale la pena ganar los reconocimientos sino vas a compartir tu talento con los demás".

Participó en un torneo llamado Roborave, en donde los niños participan desde los 8 años, y pronto se dio cuenta que quería utilizar la tecnología y la ciencia para inspirar a más personas

“Me pregunté qué estaba haciendo para ayudar a las personas. No vale la pena ganar los reconocimientos sino vas a compartir tu talento con los demás”, señaló.

Ahora, el alumno de PrepaTec Guadalajara participa en una asociación que da clases a jóvenes de bajos recursos y también ganó ser sede de un mundial de robótica en Jalisco en 2021.

También, se alista para ser líder de jueces en el primer torneo de robótica Roborave en Cuba.

Éxitos y viajando por el mundo

A partir de su incursión en la ciencia y tecnología Alan llegó a ser parte de la selección mexicana de robótica en 2018 y competir en China, Estados Unidos y España.

“Luego del estatal de Jalisco me llega una carta de la Sectretaría de Educación de Jalisco donde Doña Letizia, reina de España, invitaba a los mejores 12 a un concurso mundial", señaló.

Seis meses después de su debut en la robótica, Alan estaba en Badajoz, España representando a México, donde su equipo obtuvo el segundo lugar.

“No fue el primer lugar, pero lo sentí como si lo fuese. No podíamos creer que a pesar de tener poca experiencia en la robótica quedamos entre los mejores del estado”, indicó.

Otros logros destacados y first

Alan también fue parte de un concurso llamado Robomath Challenge en Talent Lando en Jalisco donde la selección de robótica rompió un récord Guinness como la clase de robótica más grande del mundo.

En la selección mexicana de robótica, Alan y su equipo obtuvieron el primer lugar en el mundial de Albuquerque. Además ese torneo les otorgó un pase mundial de nuevo en España y otro en Estonia.

La política modificaría sus planes ya que el cambio de sexenio en México redujo el presupuesto de su equipo, por lo que tomó la decisión de sólo viajar a España.

“Si elegía Estonia solo ibamos 3 personas pero en España alcanzaba para ir siete participantes, dos entrenadores y yo".

"Pensaba que la robótica era sólo para ingenieros".

Actualmente, Alan es parte del equipo Daedalus de PrepaTec Guadalajara que participa en FIRST Robotics Competition.

Durante el torneo regional de FIRST en Monterrey en 2019, su equipo Daedalus obtuvo el Imagery Award, uno de los premios de la competencia.

Tecnología para cambiar el mundo

Tras tres años intensos en la robótica, Alan a sus 17 años aún no decide su carrera, pero tiene claro su objetivo en la vida: cambiar el mundo inspirando una persona a la vez.

Sueña con hacer una empresa tecnológica en México que promueva la innovación y la tecnología.

“Una empresa que apoye a los jóvenes, que de capacitaciones y becas. Aquí hay talento solo falta encender la chispa.

“Me quedo con los viajes, las experiencias y con las personas que ayudé y que ahora están haciendo cosas no tan solo para cambiar México sino para cambiar el mundo", finalizó.

Fuente: tec.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment