Familias en el estado de Tabasco están accediendo a hogares personalizados con esta tecnología

New Story, una organización sin fines de lucro con sede en San Francisco, Estados Unidos, se dedica a acabar con la falta de viviendas en todo el mundo, haciendo que sean más asequibles.

El grupo se ha asociado con ICON, una empresa de tecnología de la construcción en Austin, Texas, para construir, en Tabasco, el primer barrio con 50 casas impresas en 3D del mundo.

Cada estructura constará de 500 pies cuadrados (aproximadamente 152 metros cuadrados), con dos dormitorios, una cocina, un baño y una sala de estar. También podrán resistir terremotos.

En un informe sobre el tema publicado el año pasado por el portal Seattle Times, el fundador y CEO de Icon, Jason Ballard, afirmó que la impresión 3D reduce a la mitad el tiempo y el costo asociados con la construcción tradicional, y es mejor para el medio ambiente.

El cofundador de New Story, Brett Hagler, afirmó que cree que pronto las impresoras 3D podrán hacer estructuras más grandes que puedan albergar a más personas. “Existe la oportunidad de un edificio de dos pisos”, dijo.

“Eso va a suceder. Ahora mismo, si podemos encontrar un piso de dos pisos, podemos encontrar uno de 10 pisos. Es solo cuestión de tiempo."

La máquina comienza en la parte inferior de la casa, colocando capas de cemento hasta la parte superior, donde luego se pone un techo. De principio a fin, todo el proceso tarda solo 24 horas en imprimirse. La empresa contrata trabajadores locales para hacer las labores necesarias, dice Hagler.

La tecnología 3D y la automatización hacen que la construcción de viviendas sea más rápida, pero aún se requiere que los trabajadores pongan el techo y las puertas, e instalen la plomería.

"Traemos la tecnología para hacerlo más rápido, más barato y, en última instancia, ofrecer un mejor producto", dice, "y luego poder tener mano de obra local para agregar los otros componentes que son necesarios".

Cada hogar impreso en 3D tiene dos dormitorios, una sala de estar, una cocina y un baño. Cada casa puede soportar huracanes y está aprobada contra sismos en caso de un terremoto, dice Hagler. Ser lo suficientemente fuerte para resistir los desastres naturales tiene un “impacto generacional”, dice, porque las familias pueden pasar el hogar de generación en generación.

New Story comenzó en el 2010, después de que un terremoto de magnitud 7 devastó Haití, dejando a millones de heridos y sin hogar. Ver el daño "me rompió el corazón", dice Hagler. Dice que cuando fue a donar, no pudo identificar una organización benéfica con visión de futuro que fuera pionera en tecnología innovadora y trabajo de desarrollo en la región.

En lugar de los métodos tradicionales, fundó New Story para poder enfrentar desastres a gran escala con nueva tecnología robótica que puede reconstruir rápidamente comunidades en extrema necesidad. En el caso de los habitantes de Tabasco, las familias viven con menos de tres dólares al día.

Fuente: eltiempo.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment