Karla Naranjo estudia en CETYS Universidad Campus Mexicali y habla cuatro idiomas, sus intereses están divididos entre el arte y la ciencia, es ingeniera y una apasionada por los instrumentos de cuerda

Las mujeres mexicanas se encuentran destacando a nivel internacional en múltiples esferas. Una de ellas es la ciencia y tecnología, lo cual demuestra el avance de la lucha por sus derechos.

Karla Sofía Naranjo, estudiante de Ingeniería Mecánica en CETYS Universidad Campus Mexicali, se unirá al grupo de trabajo de Tesla, una de las compañías de desarrollo tecnológico automotriz más importantes del mundo.

En dicha firma se integrará como Engineering Program Manager, lugar que ocupó debido a su interés en la ingeniería mecánica y el manejo de la tecnología emergente. Dentro de sus cualidades sobresale el manejo de cuatro idiomas, entre ellos el español y el inglés, además de un robusto currículum que incluye el internado de prácticas profesionales en Apple Company.

Aunado a esto, su trayectoria académica se ha caracterizado por ser activa. Es integrante de diversos equipos representativos académicos y culturales de su alma mater y ha tenido la oportunidad de vivir un intercambio académico en Asia.

Su experiencia en Silicon Valley, Estados Unidos, iniciará la tercera semana de septiembre. Desde ese momento, se desenvolverá como portavoz y representante de un equipo multidisciplinario en el área de termofluidos, mecánica y batería del producto automotriz de la compañía Tesla Motors.

“Apliqué a este internship con Tesla Inc. porque me interesa explorar más de cerca el área mecánica de mi carrera, ver y poner en práctica el rol del ingeniero en el campo real, descubrir nuevas formas de hacer las cosas y proponer soluciones a problemas reales” expresó la destacada estudiante.

Y es que, el camino de las mujeres en la ciencia no ha sido fácil. Desafortunadamente, es común la existencia de estereotipos de género que impiden o dificultan su incursión en esta área del conocimiento.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en el Sistema Nacional de Investigadores (SIN), las mujeres representan el 37.5%, es decir, hay 10,683 científicas del total de 28,630 integrantes del padrón.

“En México, si bien los datos de la participación de las catedráticas en proyectos de investigación resultan alentadores, puesto que ellas representan el 40.8%, aún es necesario impulsar la participación de las mujeres en campos como el conocimiento del universo, la energía y el desarrollo tecnológico”, señala un documento elaborado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

Los datos son contundentes, la proporción de catedráticas que dirigen en proyectos investigación en temas desarrollo tecnológico corresponde a 34.1%, en el ámbito energético, la participación de las mujeres es de 29.2% y, en el conocimiento del universo, solo de 26.6 por ciento.

Además de los estereotipos de género, existen otros aspectos que frenan su desarrollo en la ciencia, como la desigualdad económica, pues esta conlleva a que menos personas puedan acceder a estudios científicos. De igual forma, la brecha salarial entre ambos sexos, aunque las responsabilidades sean las mismas, se ubica como una gran desventaja para las mujeres.

En este contexto, los logros de Karla Sofía Naranjo resultan cada vez más admirables. De acuerdo con su propio testimonio, las habilidades de liderazgo, facilidad de palabra, capacidad de adaptación a diversas culturas y el conocimiento ingenieril, son herramientas que ha obtenido y mejorado gracias a su formación académica.

En un inicio, su experiencia laboral será vía remota y a medida que las autoridades correspondientes en ambos países lo autoricen, el internado migrará a la modalidad híbrida y posterior a la presencial.

La joven estudiante y próxima ingeniera tiene la intención de concluir un posgrado en termofluidos y unir su pasión por los instrumentos de cuerda como el violonchelo.

Fuente: infobae.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment