Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) descubrieron en el veneno de alacrán un antibiótico capaz de combatir a una de las enfermedades más letales en todo el mundo: la tuberculosis.

Expertos del Instituto de Biotecnología (IBt), encabezados por Lourival Domingos Possani Postay, lograron aislar, producir y patentar dos compuestos que son capaces de combatir cepas de este padecimiento y de bacterias Staphylococcus aureus, que también es conocida como estafilococo dorado.

El descubrimiento también ayudaría a combatir células cancerígenas

En un comunicado, la Máxima Casa de Estudios destacó que además, los compuestos son efectivos para inhibir el crecimiento de las siguientes células cancerígenas, sin causar daño a células del tejido pulmonar:

  • Jurkat (leucemia de células T)
  • TE 671 (células de rhabdomiosarcona)
  • SH-SYSY (neuroblastoma de médula ósea)

¿Qué compuestos descubrieron?

El primero de los compuestos descubiertos es de color rojo y fue llamado 3,5- dimethoxy-2-(methylthio) cyclohexa-2,5-diene-1,4-dione. Pruebas en laboratorio demostraron que es efectivo contra Staphylococcus aureus, bacterias causantes de infecciones en la piel, sepsis, endocarditis y neumonía.

El segundo es de color azul y fue denominado 5-methoxy-2,3- bis (methylthio) cyclohexa-2,5-diene-1,4-dione, efectivo contra la micobacteria que causa la tuberculosis.

Aunque es prevenible y curable, hoy en día la tuberculosis es considerada como la enfermedad más letal del mundo, al provocar 45 mil muertes cada día y registrar alrededor de 30 mil nuevos contagios.

En México, el descubrimiento ayudará a resolver problema de salud pública

En México, el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE) reportó en 2016 dos mil 569 muertes por tuberculosis y 21 mil 184 nuevos casos en todo el país, siendo Veracruz, Baja California, Guerrero, Tamaulipas y Sonora los estados más afectados.

El tratamiento contra esta enfermedad dura alrededor de seis meses, por lo que muchos pacientes lo abandonan. Esto genera cepas resistentes que requieren de mayor cantidad de antibióticos y extender la medicación hasta por cuatro años.

De acuerdo con Possani, los compuestos descubiertos pueden contribuir a resolver este problema de salud pública, sin embargo:

“Se requieren ensayos clínicos en humanos, y una farmacéutica que se interese puede hacer llegar este producto a la gente”.

Lourival Domingos Possani Postay, investigador del Instituto de Biotecnología.

Lourival Domingos Possani Postay, investigador del IBt, ha estudiado desde hace más de cuatro décadas la estructura de los venenos de alacranes de México y 16 países más. Su trabajo le ha valido el reconocimiento a nivel nacional e internacional, por sus contribuciones al desarrollo de antivenenos de última generación.

Fuente: Agencias

Pin It

Comentarios potenciados por CComment