El 80 por ciento de la población usa medicamentos por iniciativa propia sin indicación médica ni receta

Muchos de los mexicanos recurren al médico demasiado tarde, incluso si es una emergencia, por lo que se automedican, por recomendaciones de sus amigos y familiares, sin darse cuenta que podrían poner en riesgo su salud.

Sin lugar a dudas en algún momento de tu vida has sentido dolor o padecido de una enfermedad, y aunque la gravedad de los síntomas pueden ser distintos, en la mayoría de las veces, ya sea por prisa o falta de tiempo, optas por visitar la farmacia y eliminar el dolor.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), se identificó a la automedicación como un factor del autocuidado en la salud, y en México, el 80 por ciento de la población usa medicamentos por iniciativa propia, sin indicación médica ni receta.

¿Evitas la visita al doctor?

La encuesta “El estado de salud de los mexicanos 2018” del Instituto Nacional de Salud Pública, muestra que sólo el 46 por ciento de los mexicanos acude con un médico desde los primeros síntomas de alguna enfermedad.

En México, la automedicación es una práctica recurrente, según un estudio realizado por la Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas, el porcentaje más alto ocurre en mujeres adultas y en personas con menor acceso a servicios de salud.

Las razones principales por las que sucede este problema son por falta de tiempo 42.1 por ciento, fácil acceso a los medicamentos 37.4 por ciento y 14.4 por ciento por economía.

Sin embargo, el principal motivo de salud por que se automedican es por algias 73.8 por ciento, gripe 49.7 por ciento, fiebre 33.8 por ciento, gastroenteritis 27.8 por ciento y edema 26.4 por ciento.

Tratamientos costosos

La profesionista en médico cirujano y partero, Karla Villanueva, mencionó que esta situación es preocupante porque prácticamente la mitad de la población prefiere abstenerse de asistir al médico.

“Por experiencia, he visto que siempre acuden primero al vecino/amigo, que les recomiendan cosas, y al ver que no funcionan, acuden al médico cuando se les sale de las manos la situación”.

Además, esto se debe también a otros factores como la economía, las personas buscan la solución de menor costo. Por tanto, si tienen que pagar por recibir atención médica, desplazarse o perder mucho tiempo, prefieren buscar alternativas de forma autónoma como automedicación.

“Creo que hay desinformación al respecto, ya que en los centros de salud la atención y medicamentos son gratuitos y la gente no siempre sabe a dónde acudir. Pero si tiene que ver la economía familiar para que los pacientes prolonguen la consulta de salud por no contar con los recursos en el momento”.

El mismo estudio revela que también interviene lo sociocultural, pues los mexicanos son muy susceptibles a dejarse influir y aconsejar por conocidos, amigos y familia. Incluso a veces parece que las recomendaciones de conocidos son más válidas, se implementa con mayor frecuencia la automedicación y causan mayor adherencia que las de los médicos.

Guiarnos por la automedicación

“Estoy totalmente en contra de la automedicación de la población ya que solo retrasan el diagnóstico o llegan a empeorar los padecimientos que tienen las personas por no acudir a tiempo con el médico. Actualmente la gente se auto receta antibióticos sin necesitarlos o sin llevar a cabo el esquema correcto de los mismos”.
La OMS identificó a la automedicación como un componente del autocuidado en la salud, el 80 por ciento de la población mexicana usa medicamentos por iniciativa propia sin indicación médica y sin receta.

“Considero que no hay una cultura de la prevención en México. La mayoría de los padecimientos crónico degenerativos son fácilmente prevenibles con un estilo de vida saludable, una dieta balanceada y ejercicio físico regular. Pero desafortunadamente la población siempre espera a tener alguna enfermedad para entonces cambiar sus hábitos nocivos”.

Por otra parte, hay que considerar que una consulta de urgencia es una situación repentina que afecta la salud y que pone en riesgo la vida del paciente, como la pérdida de conciencia, desmayos, dolor en el pecho intenso, parálisis aguda de alguna parte del cuerpo, trauma múltiple, entre otras; estas situaciones requieren atención inmediata.

Sin embargo, en situaciones que no son emergencias, como primera medida, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda contactar al consultorio del médico general, esto es cuando presentan tos, gripa, infecciones sin fiebre alta, dolor y otros síntomas.

La especialista Villanueva señala que, es importante dirigir programas de educación sanitaria para evitar esta problemática, además de regular los antibióticos para que los habitantes no puedan acceder a ellos y usarlos fácilmente para automedicarse.

“Debería haber alguna regulación en los antibióticos donde no se pueda acceder a ellos o la venta del mismo, y así evitar tenerlos guardados y reusarlos en cualquier momento sin conocer su función al 100 por ciento. Pero realmente estaría mejor que la población entendiera que es importante acudir y valorarse por un médico, evitando situaciones críticas donde el paciente no cumple con su responsabilidad de cuidado y tiene resultados desfavorables”.

Personas sin afiliación a servicios médicos

Por otro lado, existen personas que no cuentan con alguna afiliación a instituciones o programas de salud pública, pues de acuerdo con el último informe de resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2018-2019), el sector público aún no ha podido garantizar la protección universal de la salud en México.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), así como el Servicio Médico Siglo XXI o Seguro Popular, son las instituciones que cuentan con mayor cobertura de salud en el país con el 36.7 por ciento, 6 por ciento y 37.4 por ciento, respectivamente.

Más de la mitad de la población, el 16.9 por ciento de las personas en México no cuenta, todavía, con cobertura de salud por parte de ninguna institución.

Psicología, otro problema de salud

A pesar de contar con un programa de salud específico en el país por parte de la Secretaría de Salud sobre la salud mental, incrementando unidades de psiquiatría en hospitales generales, el mexicano no asiste al psicólogo.

“Hay una parte de la sociedad que cree que van al psicólogo sólo los que están locos” declaró Francisco Martínez León, académico de la Facultad de Psicología de la UNAM.

“Piensas en ir al psicólogo, generalmente, cuando las herramientas y habilidades que tienes ya no son suficientes. Cuando ya intentaste todo, cuando estás en crisis y se te ocurre, solamente se te ocurre, pero no asistes a un psicólogo”.

De acuerdo con Martínez León, hay un psicólogo por cada 300 mil habitantes. Además, el mexicano no asiste a servicios como terapias, debido a una cultura en la que ir al psicólogo no está bien visto, y se acude con un sacerdote para tratar problemas o temas que lo afectan anímicamente.

“Vas al doctor cuando te duele una muela, vas a cientos de especialistas en la parte médica, pero cuando te duelen las emociones no acudes con nadie. Se lo cuentas a amigos o a tu pareja, pero realmente no se atiende la parte de la salud mental”.

Fuente: telediario.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment