Avanzan en el propósito de incrementar esperanza de vida; será posible administrar una terapia con antibióticos

Tras seis años de investigación microbiológica y genómica de infecciones en niños con fibrosis quística, investigadores mexicanos encontraron en infecciones crónicas pulmonares a la cepa de Pseudomonas aeruginosa que expresa a GES-19 y que pertenece al clon de alto riesgo internacional ST235, esta cepa suele afectar a los pacientes con dicho padecimiento genético y complicar su tratamiento.

El Dr. Roberto Rosales Reyes, líder de la investigación y académico de la Licenciatura en Químico Farmacéutico Biotecnólogo de la Universidad del Valle de México, Campus Coyoacán, indicó que se trata de la primera detección de Pseudomonas aeruginosa productora de GES-19 (β-lactamasa de espectro extendido) con genotipo exoU+, en un paciente pediátrico con fibrosis quística en México. Por tanto, es un hallazgo muy relevante porque permite conocer la proyección epidemiológica e implementar estrategias en el tratamiento eficaz contra estos microorganismos y, con ello, incrementar la calidad y esperanza de vida de los niños con fibrosis quística.

La fibrosis quística (FQ) es una enfermedad genética, hereditaria, crónica y degenerativa que afecta diferentes órganos, tales como los pulmones, el hígado, páncreas, aparato digestivo, entre otros. La pérdida de función de CFTR (Receptor de conductancia de transmembrana de fibrosis quística), altera el transporte de cloruro y agua a través de la membrana plasmática, lo que promueve la producción de un moco espeso y pegajoso en el que bacterias como Pseudomonas aeruginosa y Burkholderia cenocepacia pueden producir infecciones crónicas y eventualmente disminuyen la función pulmonar y aumentan el riesgo de mortalidad.

Como se sabe, la mayoría de los niños con fibrosis quística son colonizados por dicha bacteria llamada Pseudomonas aeruginosa – esta bacteria se adapta dentro de la mucosidad espesa para protegerse de la actividad de los antibióticos y que aprovecha para reproducirse, por lo tanto, es el patógeno oportunista más frecuente causante de enfermedades crónicas. “Esta bacteria se asocia a individuos en edad entre adolescente y adulta, sin embargo, lo encontramos en niños de algunos meses de nacimiento”, destacó el investigador.

Reafirmó que al identificar el tipo de microorganismo que está afectando al paciente y conocer a qué son sensibles estas bacterias, es posible administrar una terapia con antibióticos que permita disminuir la colonización por este tipo de microorganismos que disminuyen la función del pulmón, en consecuencia, tras el tratamiento dirigido, se podría aumentar la eficiencia pulmonar.

El académico de la UVM agregó que en México se han detectado alrededor de 10 mil niños que nacieron con fibrosis quística y la Asociación de Fibrosis Quística reporta que cada año nacen 400 niños con dicha enfermedad en nuestro país, de los cuales, solo 15% se diagnostican a tiempo, el resto fallece por infecciones causadas por microorganismos y complicaciones respiratorias. Cabe mencionar que en nuestro país, los niños con este padecimiento, tienen una esperanza de vida de 18 años, mientras que en Estados Unidos es de 30 años y en Dinamarca hasta de 50 años.

El Dr. Roberto Rosales detalló que desde el año 2016 han colectado muestras de 54 niños de edad pediátrica para identificar cuáles son los microorganismos que causan estas infecciones crónicas pulmonares; durante este tiempo se han encontrado distintas bacterias, entre ellas, Staphylococcus aureus, sin embargo, una de las más relevantes por su nivel de resistencia al antibiótico es Pseudomonas aeruginosa ST235 que expresa a la betalactamasa de espectro extendido GES-19. Vale la pena agregar, que la información que conlleva este hallazgo es preocupante, pues la resistencia y viruloma de este, podría contribuir a la aparición de un clon emergente capaz de causar infecciones graves e intratables.

Aclaró que durante las inspecciones de su evolución genómica con este tipo de microrganismos, se han implementado estrategias para que estas bacterias no se diseminen entre niños de nuestro país y que tampoco haya cruces entre niños de otros países, para con ello, evitar brotes epidémicos. Por lo tanto, el Dr. Rosales dijo que la investigación genómica de las infecciones por fibrosis quística es esencial para monitorear la aparición y diseminación de patógenos de prioridad crítica con éxito epidemiológico.

Explicó además que la investigación titulada Emergence of GES-19-producing Pseudomonas aeruginosa exoU+ belonging to the global high-risk clone ST235 in cystic fibrosis infection, fue publicada en la revista digital de divulgación científica Diagnostic Microbiology & Infectious Disease. https://doi.org/10.1016/j.diagmicrobio.2021.115454.

En el trabajo de investigación también colaboraron estudiantes y egresados de la Licenciatura en QFBT de UVM-Coyoacán: Verónica Roxana Flores Vega, Berenice Alejandra Lara Zavala, Joselin Yleana Sanchez Lozano, Daniela Vences Vences y Rubi Aca Teutle, así como el Dr. José Luis Lezana-Fernández del Laboratorio de Fisiología Pulmonar, Clínica de Fibrosis Quística, Hospital Infantil de México Federico Gómez, la Dra. Fernanda Esposito, Dr. Herrison Fontan, Dra. Bruna Fuga, Dr. Nilton Lincopan, del Departamento de Análises Clínicas, Faculdad de Ciências Farmacêuticas, Universidade de São Paulo, São Paulo, Brazil, Ricardo Lascurain, Miguel A. De la Cruz, y José Ignacio Santos-Preciado Unidad de Investigación en Medicina Experimental, Facultad de Medicina Universidad Nacional Autónoma de México.

Fuente: lacapital.com.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment