Los pacientes de covid-19 pueden presentar resequedad, ronchas, tono azul en dedos y zona de las uñas, entre otras afecciones cutáneas

La piel, además de ser el órgano más extenso del cuerpo humano, funciona como “espejo” de lo que ocurre en él. Trastornos ubicados en otros órganos pueden tener implicaciones cutáneas tal y como ocurre con los pacientes contagiados de covid-19, de los cuales entre un 10 y 20 por ciento pueden presentar afecciones cutáneas.

“Estas son diversas, pueden ir desde piel seca, manchas, pápulas, ronchas, cambio de coloración a un tono azul en los dedos y la zona de las uñas, como una manifestación de que hay un problema circulatorio”, precisó Rodrigo Roldán Marín, director de la Clínica de Oncodermatología de la UNAM.

Hasta ahora se sabe que podrían estar relacionadas con el proceso inflamatorio que desencadena la infección por el virus. Actualmente se realiza un estudio que permita identificar elementos que lleven a una detección temprana de estas afecciones.

Si bien, la transmisión del coronavirus es aérea, la enfermedad también afecta a otros órganos del cuerpo. De ahí que ante la aparición de manchas, irritación o cambios de color, lo recomendable es mantener la higiene, hidratación y protección solar.

Respecto a aquellas personas que tienen problemas en la piel por el lavado constante de manos, un proceso vital en esta época de pandemia, o por el uso de gel antibacterial, el dermatólogo recomendó hidratar la piel con crema sin perfume.

“En personas que ya tienen padecimientos cutáneos anteriores, como la dermatitis atópica, alergias o irritación por contacto con alguna sustancia, se pueden exacerbar los problemas en la piel de estos padecimientos”, comentó durante su participación en el programa “La UNAM Responde”, de la televisora universitaria.

El especialista destacó que la mayoría de los jabones comerciales son agresivos con la piel, por lo diferentes agentes químicos que contienen, como perfume o colorante.

“El lavado es una medida crítica y esencial para tratar de disminuir el contagio y una medida útil es, inmediatamente después, aplicar crema”, estimó.

Respecto a las molestias que presentan algunas personas por el uso constante de los cubrebocas, Roldán Marín recomendó utilizar uno de algodón que esté en contacto directo con la piel, y colocar encima uno de tipo comercial, que suelen estar fabricados con materiales sintéticos.

Ciudados generales

Se trata de una membrana continua que nos protege desde la cabeza hasta las plantas de los pies, especialmente de la radiación ultravioleta del Sol, principal causante del cáncer de piel.

Rodrigo Roldán dijo que se puede proteger la piel al evitar usar zacates o toallas fibrosas, además de aplicar bloqueador solar, al menos dos veces al día.

“El daño del Sol en la piel es acumulativo. Los rayos son como moneditas que se van quedando en las células, por eso conforme vamos envejeciendo van apareciendo manchas, arrugas y problemas en la piel”, precisó.

Para mayor información se puede visitar la Clínica de Oncodermatología de la Facultad de Medicina de la UNAM, una unidad de atención al público en general .

Fuente: milenio.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment