El Politécnico también ofreció sus laboratorios de investigación para diagnosticar el virus, pues dijo que en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas hay condiciones para realizar 115 pruebas diagnósticas por día

Ante la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) informó que ha avanzado en el diseño y desarrollo de ventiladores mecánicos para ayudar a pacientes graves.

Específicamente, el Instituto dijo que trabaja en dos tipos de ventiladores o respiradores mecánicos: invasivo y no invasivo.

El invasivo, que se encuentra en fase de pruebas, una vez validado “estará disponible en código abierto para ser producido en cualquier lugar que cuente con la infraestructura y los componentes para su integración. Con las capacidades de impresión 3D con las que cuenta el Politécnico Nacional se pueden fabricar 90 ventiladores de este tipo y se pretende producir más en alianza con el sector productivo”, explicó en un comunicado.

En cuanto a la fabricación de ventiladores mecánicos no invasivos (BPAP), “cuyo propósito es ofrecer una solución auxiliar, útil ante la carencia de otros equipos, y permiten un mejor uso de los ventiladores invasivos”, los prototipos estarán listos para pruebas el próximo fin de semana.

IPN ofrece cubrebocas y hacer pruebas de COVID-19

El IPN también destacó su producción de cubrebocas con la aplicación de procesos nanotecnológicos, con nanopartículas antivirales COVID-19, realizada por el Centro de Investigación en Computación del IPN, de los cuales podrá entregar hasta 50 mil piezas diariamente en alianza con el sector productivo, para personal médico.

Además, expuso que la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del IPN ha desarrollado “un inmunomodulador”, el Transferón, que permite reforzar la respuesta inmune al virus.

“Para demostrar su eficiencia en respuesta al Coronavirus, se ha establecido un protocolo clínico para suministrarlo a 560 pacientes voluntarios en etapa temprana de la enfermedad”, explicó.

El protocolo está actualmente en proceso de autorización por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris),y se busca aplicarlo también en más población afectada en la pandemia.

“El Transferón es producto de más de 40 años de trabajo de investigación básica, clínica y de desarrollo farmacéutico, soportados en la normatividad vigente nacional e internacional para garantizar la calidad, seguridad y eficacia del fármaco”, publicó.

El Politécnico también ofreció sus laboratorios de investigación para diagnosticar el virus, pues dijo que en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas hay condiciones para realizar 115 pruebas diagnósticas por día, aplicando los protocolos PCR autorizados por las autoridades competentes: el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos y la Secretaría de Salud.

También cuenta con iniciativas para realizar el diagnóstico preliminar y clínico vía telefónica, desarrollar mascarillas convencionales, o la fabricación de pantallas de protección para personal médico.

“En situación de escasez crítica, esta casa de estudios tiene capacidades instaladas en diversas escuelas, centros y unidades para elaborar jabón desinfectante, alcohol en gel, substancias desinfectantes de superficies y material de limpieza con germicidas”, insistió el IPN.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

Fuente: animalpolitico.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment