¿El que no llora no mama? Esa parece ser la consigna para el sector académico y estudiantil mexicano, que se vio arbitrariamente afectado por el retiro de fondos de parte de CONACYT a la tradicional Olimpiada Mexicana de Matemáticas (OMM), algo que marcaba un hito infame: la primera vez en 15 años que el organismo público para la ciencia no apoyaba tal evento para jóvenes matemáticos.

El poco tino de la decisión fue tal que, tras la presión mediática y en redes sociales, el propio AMLO tuvo que darse cuenta que la decisión era poco más que infeliz, y tuvo que ordenar revocar la decisión. Hasta señaló que las quejas eran un invento.

Una Olimpiada que requiere apoyo

En la primera mitad de este año, la Sociedad Matemática Mexicana (SMM) emitió un comunicado en el que informaba a la opinión pública que el dinero que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) nunca había sido suficiente para sus actividades. Esto los obligaba a buscar complementos entre otras instancias gubernamentales y privadas.

En el mismo comunicado, la SMM agradecía a Guillermo del Toro y otras instituciones que los ayudaban a cubrir gastos de diferentes actividades, entre ellas la importante Olimpiada Internacional de Matemáticas que se realizó en Sudáfrica en agosto. En esta competencia, el país latinoamericano consiguió dos medallas de oro, dos de plata y cuatro de bronce; destacando su participación.

Incluso luego de los resultados conseguidos, la OMM, una de las competencias anuales más importantes y prestigiosas del país que busca promover el estudio de las matemáticas entre estudiantes pre-universitarios, se había quedado sin fondos por parte de CONACYT para la segunda mitad de este año.

Fuente: nmas1.org

Pin It

Comentarios potenciados por CComment