Todo se hizo más oscuro con el paquete de austeridad que se implementó el 3 de mayo, el cual ocasionó un impacto en laboratorios y centros de investigación federales

Al parecer las cosas para los científicos mexicanos no van tan bien como se prometía en la última campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, actual presidente del país norteamericano. Los investigadores hoy padecen con los recortes y les sorprende las opiniones de actual mandatario de su trabajo, concluye un reporte de Science esta semana.

Todo se hizo más oscuro con el paquete de austeridad que se implementó el 3 de mayo, el cual ocasionó un impacto en laboratorios y centros de investigación federales: recortes de 30% en combustible y materiales de oficina, y rebajas de 50% de los fondos a viajes internacionales (calificándolos de “turismo”) y pagos a trabajadores contratados.

La medida llegó de sorpresa, ya que AMLO había prometido apoyar a la ciencia y la tecnología durante su campaña el 2018. Sin embargo, las cosas cambiaron. Incluso llegó a decir que los viajes al extranjero de los científicos serían aprobados por él mismo –algo que tuvo que rectificar más tarde.

Un sector de la comunidad científica tampoco confía plenamente Elena Álvarez-Buylla, la directora de del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), antes conocida por ser activista en contra del maíz transgénico. Consideran que tomará decisiones favorables solo para lo que ella considera importante y dejará de lado otros campos de la ciencia.

En declaraciones al citado medio, José Luis Morán López, físico del Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de San Luis Potosí (IPICYT) y presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, dijo que entre los científicos hay “una atmósfera general de pesimismo”.

Austeridad general

Las medidas de austeridad son parte de un esfuerzo del gobierno de AMLO para reducir costos de una burocracia dorada, porque “no podemos tener un gobierno rico con gente pobre”, según un memorando. Como consecuencia, Conacyt también perdió el 12% de los fondos que regularmente administra.

Si bien AMLO tuvo mucho apoyo de parte de los científicos para abordar la corrupción en aquel país, estos hoy están decepcionados porque tienen menos recursos.

“Queremos ser parte del cambio, pero para ello necesitamos recursos”, dijo Fabián Rosales Ortega, astrónomo del Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica (INAOE).

Atacar ineficiencias

Álvarez-Buylla, una bióloga evolutiva con enfoque en plantas, respondió que la idea de la austeridad es reducir la ineficiencia y no atacar científicos. Para esto Conacyt emitirá un comunicado en el que explicará dónde aplica la austeridad y dónde no.

Los recortes y la retórica negativa inspiraron a 5 docenas de investigadores, bajo el nombre de ProCienciaMX, a escribir una carta abierta negando cargos de corrupción, denunciando “la falta de confianza”, y llamando a la transparencia y el apoyo a la ciencia. Reunieron 13.000 firmas en Change.org.

Los investigadores también dicen que es inusual que Conacyt aún no haya abierto una convocatoria de becas de ciencia este año. Pero Álvarez-Buylla señala que Conacyt ya ha financiado casi 500 proyectos que fueron calificados como sobresalientes pero no financiados por la última administración, y dice que la convocatoria de nuevas solicitudes de becas para investigación básica se abrirá “en las próximas semanas” con un financiamiento total de 500 millones de pesos (26 millones de dólares estadounidenses).

Si el gobierno decide dar un giro a estas medidas de recordes –al menos en lo que respecta a la comunidad científica, aun no lo sabemos. Aunque si no lo hace, para un sector “podría infligir un daño a largo plazo a la ciencia mexicana”.

Fuente: nmas1.org

Pin It

Comentarios potenciados por CComment