El señalamiento es respuesta a declaración del subsecretario de Educación Superior, quien estipuló retirar ese tipo de beneficios que generan desigualdad

Agencia ID/Noticyti. Para el subsecretario de Educación Superior, Luciano Concheiro Bórquez, hay una hiperélite académica que recibe estímulos y becas, a la que él mismo perteneció como profesor investigador, y cuyas desigualdades propician un sistema de castas.

Ahondó en el tema al mencionar como ejemplo el caso de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), en la que ya no habrá estímulos a profesores-investigadores más allá de junio, pues ya que no hay fondos para ello.

A lo expuesto por el subsecretario Concheiro Bórquez en una presentación pública en la Universidad Autónoma de Tlaxcala, la comunidad de profesores-investigadores de la UPN redactó un documento que hizo llegar al funcionario público en el que rechazan la existencia de una hiperélite en la institución producto de estímulos y becas.

En el texto, los profesores y académicos de la Universidad señalan que la existencia de una hiperélite en la UPN es del todo desacertada. “Ningún profesor-investigador, con doctorado, 40 años de experiencia, SNI, estímulos al máximo nivel y demás becas se acercaría -por mucho- a los ingresos netos del subsecretario en su función actual, ¡que son apenas el 50 por ciento de sus ingresos netos como investigador de la hiperélite!

“Desde esta perspectiva los y las trabajadoras académicas de la UPN no forman, ni han formado, ni formarán parte de ninguna hiperélite”, se lee textualmente en la carta.

En la UPN el sistema de estímulos abarca a poco más de la mitad de los y las profesoras-investigadoras, con una distribución estándar. El estímulo al desempeño académico tiene un máximo de 7.5 salarios mínimos, al que logran acceder muy pocos.

El monto de los otros dos estímulos con los que cuentan académicos e investigadores (exclusividad y fomento a la docencia) se mantienen exactamente igual que hace 25 años. “¡En un cuarto de siglo no se han modificado en términos nominales brutos! Por ejemplo: la beca de exclusividad es de mil pesos mensuales desde 1994”, dice el texto.

La carta, suscrita por 128 académicos de la UPN, destaca además que los precarios estímulos que reciben no son libres de impuestos.

Como parte del documento se menciona que en la Pedagógica no hay una prestación de seguro de gastos médicos mayores, y quienes aspiran a él pagan la póliza de su salario mediante descuentos quincenales.

El tabulador y prestaciones en la UPN-Ajusco es el mismo del sistema de homologados a los Subsistemas Centrales de la SEP, incorporados al modelo de educación media superior y superior.

Asimismo, por los escasos recursos con los que la UPN cuenta, las participaciones y/o inscripciones en congresos, coloquios (nacionales o internacionales) e, incluso, la realización de publicaciones, son solventados con el peculio de los propios investigadores de la institución.

“Así de ilógicas, así de complicadas son las condiciones para que los académicos de la UPN podamos difundir los resultados de nuestras investigaciones”, se destaca en el documento.

La comunidad de académicos e investigadores de la UPN señala categóricamente que ante la estrategia discursiva de la existencia de un sistema de castas, los diagnósticos siempre deben ser precisos y situados.

“A lo que el subsecretario llama un sistema de castas y una hiperélite en las universidades, en la nueva retórica del poder se asocia a corruptelas, mafias y demás perversiones del trabajo académico”.

Finalmente, los suscriptores de la carta invitan al subsecretario Concheiro Bórquez a avanzar conjuntamente con esa comunidad académica en la necesaria reflexión y análisis sobre las condiciones en las que la Universidad Pedagógica Nacional, pese a todas las restricciones, ha continuado cumpliendo con sus funciones sustantivas en las últimas décadas. “Somos los primeros interesados en construir conjuntamente -y a la brevedad- soluciones viables y pertinentes para nuestra institución”.

Pin It

Comentarios potenciados por CComment