Cerca de dos tercios de los museos de la región sobreviven en la precariedad, según estima un estudio de la UNAM

Más de un año de crisis por la pandemia de coronavirus ha llevado a al menos 36 museos de México, Centroamérica y el Caribe al riesgo de cerrar permanentemente, según desvela un reciente informe de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El final de una larga agonía ya ha alcanzado a algunas de las 285 instituciones consultadas para el estudio, como es el caso del único Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán, el MACAY, que a finales de julio se declaró en quiebra. Otros, aún resisten ante un futuro incierto: el 77% reporta falta de presupuesto y el 63% considera que el mantenimiento de sus instalaciones es precario.

La encuesta representa una muestra de la difícil realidad que preocupa al sector cultural alrededor del mundo, pero que se endurece en las 10 naciones analizadas en la región, explica Graciela de la Torre, titular de la cátedra de la UNAM que organizó el estudio en conjunto con el Instituto de Liderazgo en Museos. “Muchos países han puesto en marcha mecanismos para la recuperación del sector, pero aquí (en la región) no ha habido rescate, absolutamente”, expone. El reporte también alerta de que casi un tercio de los recintos se ha visto orillado a reducir su personal, además de que se esperan recortes en el 80 % de los programas.

El panorama se oscurece en México tras la reciente aprobación de la miscelánea fiscal que limitará los donativos que las empresas podrán deducir de impuestos en el país, advierte la especialista. “En estas últimas medidas del paquete fiscal hay una falta de aliento a la filantropía, al mecenazgo y a la responsabilidad social empresarial”, considera. En este país, al menos ocho museos están en peligro de extinción y cerca del 14 % de los empleados del sector han perdido su trabajo a más de un año de la pandemia, continúa el reporte.

Además, De la Torre apunta que los recursos de la Secretaría de Cultura contemplados para el próximo año no incluyen una asignación para apoyar a estas instituciones. Aunque sí se prevé un incremento por poco más de 1.000 millones de pesos para ciertos proyectos “insignia” del Gobierno. “De esos recursos se va a distribuir un 25 % al proyecto prioritario del Bosque de Chapultepec”, expone.

El investigador de la UNAM Luis Adrián Vargas añade a lo que parece una receta para el declive que los museos privados en México pagan los mismos impuestos que los centros de espectáculos. “México es un caso de fracaso, otros países como Colombia y Chile sí han tenido recursos para apoyar a sus museos tanto públicos como privados”, indica. “Lo más triste es que los museos que van a sobrevivir son museos públicos que cuentan con el respaldo del Gobierno, aunque eso no quiere decir que tengan las mejores condiciones”, opina el consultor cultural.

México es el segundo país con más museos en Latinoamérica al superar los 1.300, tan solo después de Brasil que alberga más de 3.400, según la Unesco. Más de un año después de que la pandemia cambió la realidad, el Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán (MACAY) ya no existe, mientras que el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (Marco), estuvo a punto de cerrar definitivamente, pero se recuperó hace unos meses, al igual que el Papalote Museo del Niño de Ciudad de México que sobrevivió gracias a una exitosa campaña de procuración de fondos. “Otros museos mexicanos que nos preguntamos si podrán seguir son el del Museo José Luis Cuevas, el del juguete antiguo y el de la caricatura en Ciudad de México, y el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO)”, detalla.

La apertura y la presencialidad encontrarán museos precarizados, con equipos de trabajo agotados y problemas presupuestales, advierte De la Torre. El 2020 llevó a los espacios culturales a adoptar nuevos protocolos y dinámicas ligadas al mundo virtual, lo que implica una importante inversión tecnológica. No obstante, el presupuesto y el gasto de operación son menores que los que había antes de la pandemia.

Según se desprende del informe, la mayoría de las instituciones de la región reporta que su gasto actual en programas representa entre menos del 20% de su gasto previo a la pandemia. Por otro lado, la cantidad de actividades en línea se incrementó para el 81% de las instituciones y número de actividades presenciales se redujo para el 95%. “Ahora que los museos van a ser híbridos justamente un 84 % de los museos de la región necesita una mayor inversión en tecnologías”, plantea la experta de acuerdo con los resultados del estudio.

Fuente: elpais.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment