El proyecto se encuentra en validar las pruebas preclínicas que demostraron que la vacuna es segura y produce inmunidad

A pesar de que el gobierno federal anunció el inicio de los primeros ensayos clínicos de la vacuna Patria que se desarrolló en el extranjero, en el país existen varios proyectos que se han visto detenidos por la falta de de articulación para su producción en la que se encuentran, uno de ellos la vacuna que desarrolla la UNAM en el Instituto de Investigaciones Biomédicas, a cargo de la doctora Edda Sciutto.

Durante el programa La UNAM responde, la investigadora Edda Sciutto refirió que el proyecto se encuentra en validar las pruebas preclínicas que demostraron que la vacuna es segura y produce inmunidad; también comentó que están por iniciar en las próximas semanas o meses la fase de pruebas clínicas en humanos.

"Hemos demostrado condiciones reguladas y validadas por Cofepris en la unidad de estudios preclínicos, hemos demostrado que la vacuna es segura, también hemos demostrado que la vacuna produce una respuesta inmune eficiente, estos estudios de inmunidad vamos a necesitar repetirlos bajo condiciones validadas para completar esta fase preclínica".

La investigadora de la UNAM explicó que para continuar con esta fase han existido varios obstáculos, uno de ellos, la falta de articulación para la producción de vacunas, que es lo que les ha pasado a varios de los proyectos que actualmente están en espera en México.

Edda Sciutto dijo que no existe en México toda la infraestructura necesaria para poder montarse en una estructura consolidada para avanzar rápidamente en la creación de una vacuna anticovid que pueda sumarse a las propuestas que se tienen actualmente en el país.

"Esta pandemia nos deja claro que en México requerimos tener todo el sistema para la producción de vacunas articulado para ser independientes, en este sentido, porque es un problema de seguridad nacional", comentó en el programa.

La investigadora precisó que se necesitan instalaciones adecuadas para desarrollar los estudios preclínicos, puesto que no se tienen laboratorios de alta seguridad funcionando en las condiciones requeridas y autorizado por Cofepris para poder hacer las pruebas para evaluar la capacidad de protección en animales.

Sciutto comentó que esperan que esta infraestructura se consolide, se fortalezca y se tengan mejores condiciones para esta pandemia y para otros eventos que pudieran ocurrir en el futuro.

¿En qué consiste la vacuna IIB-RP9?

El proyecto de vacuna consiste, como en la mayoría de ellos, en partículas de la proteína S, las cuales son las que se unen al receptor ACE2 de las células humanas para infectarlas, lo cual provoca que la enfermedad inicie.

"Es la base de las vacunas. Se utilizan componentes inactivados o componentes de un virus, en el caso nuestro, usamos una parte de la proteína S, que es la proteína que utiliza el virus para infectar la célula del huésped, esto es una ventaja, porque es una mini proteína la que constituye el candidato vacunal y esta mini proteína incluye regiones que son capaces de desencadenar una respuesta inmune robusta", comentó la doctora Sciutto.

El hecho de esta proteína sea pequeña tendrá varias ventajas, la primera de ellas es que sí puede generar una respuesta inmune robusta, pero reducirá la probabilidad de efectos colaterales negativos, por lo que aquí la proteína no puede infectar como tal.

Fuente: milenio.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment