Al igual que lo han hecho otros países, se recomienda prever un presupuesto extra para traslado y capacitación que requerirá el plan para inmunizar a más de 110 millones de mexicanos

Antes de que se conozca qué vacuna o vacunas se aplicarán para inmunizar a la población contra el coronavirus, México debe etiquetar recursos, capacitar a su personal de salud en el manejo y aplicación de las dosis, así como prever su transportación y distribución, pues de no hacerlo, más que un costo económico y posible desperdicio de porciones, podría tener un impacto en la pérdida de más vidas, advierten especialistas.

Consultados por Expansión Política, expertos consideran que si bien países como Estados Unidos, España y Perú ya cuentan con un plan nacional de vacunación, México debe esperar a que se defina cuál será la vacuna o vacunas que se aplicarán para precisar si el plan de vacunación será nacional o estatal, si se priorizará a grupos vulnerables o a quienes realizan actividades esenciales, cuántas dosis se aplicarán por mes, entre otros aspectos.

“Necesitamos tener una idea clara de cómo será el plan de vacunación para que no haya la posibilidad de que se desperdicie la vacuna”, advirte Malaquías López, profesor de Salud Pública en la Facultad de Medicina.

Países como Estados Unidos, donde más de 12 millones de personas han sido contagiadas y 255,800 han muerto por coronavirus, prevén iniciar en diciembre una campaña de vacunación masiva. En España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, informó que en cuanto lleguen las vacunas, se instalarán 13,000 puntos de vacunación.

¿Cuál es el plan de México?

Recientemente, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, informó que México ya cuenta con un plan preliminar de vacunación contra coronavirus, el cual contempla aplicar más de 10 millones de vacunas cada 30 días.

De acuerdo con el también encargado de la estrategia contra el coronavirus, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, de Salud, ordenó que, para construir el plan de vacunación, se estableciera un grupo técnico-científico, el cual se encargará de coordinar la política nacional de vacunación contra el COVID.

“En este grupo científico integramos los esfuerzos en todo el espectro, desde la adquisición de las vacunas, las condiciones deseables de compra de esas vacunas, sustentadas científica y técnicamente”, detalló en la conferencia nocturna del 27 de octubre.

El grupo técnico científico encargado de la política nacional de vacunación está compuesto por:

Miembros de la comunidad científica: encargados de realizar evaluaciones de las vacunas respecto a su calidad y potencialidad.

Grupo asesor: conformado por integrantes de la comunidad internacional. Este grupo se encarga de asesorar a las autoridades sobre la modalidad del programa de vacunación, cómo priorizar la aplicación de la vacuna, entre otros aspectos. Entre los participantes, se encuentra Alejandro Cravioto Quintana, presidente del Comité Asesor Estratégico de Inmunizaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Grupo científico-técnico: se encarga de facilitar el proceso para las farmacéuticas que buscan realizar ensayos clínicos en México. Este grupo coordina a los comités de investigación de los hospitales o institutos que participan en los ensayos clínicos.

“Este grupo ha tenido a bien diseñar un plan posible de vacunación bajo ciertos supuestos. En el momento en que se conozcan los resultados de los ensayos clínicos, entonces se adaptará a lo que corresponda a los resultados”, explicó López -Gatell.

Para el vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia Coronavirus, Mauricio Rodríguez, no debe causar incertidumbre que México no haya publicado un plan nacional de vacunación, pues éste dependerá de que la vacuna que demuestre su efectividad.

“Para poder tener un plan se necesita exactamente saber para qué va a servir la vacuna, qué se va a querer hacer con la vacuna. En tanto no sepamos en quién funciona mejor la vacuna y para qué funciona mejor la vacuna, no podemos tener un plan definido por completo”, advierte.

En octubre pasado, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, presentó el esquema de adquisición de vacunas para inmunizar a la población de México contra el SARS-COV-2, en el que se detalló que con cuatro laboratorios (COVAX, Pfizer, AstraZeneca y Cansino), se prevén adquirir 199 millones de dosis para 116 millones de mexicanos.

De acuerdo al calendario de entregas, de comprobarse la efectividad de la vacuna de Pfizer y CanSino, el gobierno mexicano iniciaría en diciembre de este año vacunando a 2 millones 625,000 personas y así, iría vacunando a más de 10 millones de mexicanos por mes.

Mauricio Rodríguez alerta que es necesario conocer los alcances de la vacuna para definir a qué población se podrá ir inmunizando.

Considera que entre las prioridades del plan de vacunación deben figurar los médicos, enfermeras, camilleros y todo el personal médico que está en la primera línea de la batalla contra el coronavirus.

Es justo ese personal de salud, quien hasta ahora no cuenta con información respecto a si serán ellos los primeros en recibir la vacuna.

Para Rafael Soto, enfermero del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sería obvio que los trabajadores de la salud recibieran las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus, pero debido a que, durante los más de ocho meses que lleva la pandemia han carecido de equipo de protección, les preocupa que no suceda.

“Ante el increíble número de personal que resultado contagiado y fallecido, más de 1,800, tendría que ser el primer frente que reciba esta vacuna, pero no nos han mencionado nada”, señala.

Para el enfermero, uno de los factores que habrá de cuidar en el plan de vacunación es el traslado de las dosis y que la distribución se realice con fluidez, sin corrupción como llegó a suceder con insumos de protección.

“Está de moda esto de que se roben los medicamentos, las vacunas, pero si en el camino no se hace el manejo adecuado de insumo, se va a echar a perder, entonces sería grave”, apunta.

México cuenta con el Consejo Nacional de Vacunación (Conava) el cual está conformado por expertos en vacunación y que se encarga de coordinar las actividades para prevenir, controlar, eliminar y evitar que se presenten enfermedades a través de la vacunación.

Para Malaquías López, profesor de Salud Pública en la Facultad de Medicina, al ser un país tan amplio territorialmente, el plan de vacunación no debe estar a cargo de la federación, sino de los estados.

“Si quieren hacerlo como un proyecto centralizado, federalizado, estarían condenados prácticamente al fracaso porque no existe la capacidad real para trasladarlo a cualquier punto del país”, advirtió.

Hace unos días, surgió la preocupación porque una de las vacunas por las que apuesta México, la de Pfzier, requiere ser trasladada y almacenada en una red de frío de entre -70 y -80 grados centígrados.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que México podrá resolver ese reto logístico. Sin embargo, los especialistas consultados, advierten que la transportación de esa vacuna será complicada para llevarla a los más de 2,500 municipios de país.

Sin recursos etiquetados

Aunque los especialistas consideraron que México debe contar con recursos específicamente para la vacuna contra el coronavirus, en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2020 no tiene montos para ese uso.

De acuerdo con lo aprobado por diputados federales, para el próximo año 2,491 millones 621,106 pesos, serán para el cuadro de vacunas, entre ellas varicela, papiloma humano, sarampión, rubeola, hepatitis, difteria, tétanos y tosferina.

El diputado de la bancada de Acción Nacional, Éctor Jaime Ramírez Barba, advirtió que lo que puede presentarse es que se use el dinero de otras vacunas para el COVID-19.

“¿De dónde van a pagar la vacuna?... El programa de vacunación tiene poco más de 2,000 millones de pesos, 3% menos que el año pasado, no hay dinero para comprar una sola vacuna para el covid”, planteó.

Criticó que a pesar de que a México el coronavirus llegó 59 días después de surgido en China, no hubo plan de preparación ni de contención de esta enfermedad que hasta este fin de semana sumaba ya 101,676 muertes y un millón 041,875 casos confirmados.

Fuente: expansión.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment