De igual forma exigen que las prioridades científicas y de investigación del país sean objeto de cuidadoso análisis en el que participe toda la comunidad científica

A nombre de la comunidad de biotecnólogos del país, la mesa directiva y los ex-presidentes de la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería, A.C. (SMBB) manifestaron el total rechazo a la eliminación de la Biotecnología como área del conocimiento a evaluar en el nuevo reglamento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), mismo que depende directamente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En dos cartas dirigidas a las autoridades del Consejo se solicita también se reconozca la importancia de las actividades en materia de Biotecnología realizadas en centros de investigación y universidades nacionales, y que son ampliamente reconocidas a nivel internacional por la calidad y relevancia de sus aportaciones. Es por ello que la SMBB exige que esta área del conocimiento se incluya en el nuevo reglamento del SNI.

El nuevo formato del Sistema Nacional de Investigadores fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 21 de septiembre de 2020. Antes de esta modificación, en el Capítulo IV del reglamento del SNI publicado en 2018 se establecía que la biotecnología junto con ciencias agropecuarias.

La carta por parte de la SMBB está dirigida al director general del Sistema Nacional de Investigadores, doctor Mario De Leo-Winkler, a la doctora María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora general de Conacyt, así como a los integrantes de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado y del Congreso. En el documento está fechado el 24 de septiembre de 2020.

En otra carta firmada por ex presidentes de la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería A.C., se lee que contrario a creencias populares sin sustento, la biotecnología no se restringe a la ingeniería genética, la cual es solamente una de sus herramientas más recientes y poderosas. Se tomó como ejemplo que durante la actual pandemia, la biotecnología juega un papel fundamental en la caracterización genómica de los virus circulantes en México, así como en el desarrollo de vacunas, pruebas de diagnóstico y agentes terapéuticos. La vacuna contra el SARS-CoV-2 será, sin duda alguna, un logro de la biotecnología moderna.

Actualmente existen en el país más de 9 mil profesionales activos en biotecnología, quienes realizan la tercera parte de la investigación en México. Asimismo, se ofrecen 614 programas de estudio a nivel licenciatura y 320 posgrados con una matrícula superior a los 7 mil inscritos.

En el territorio nacional hay cerca de 500 empresas biotecnológicas, de las cuales 33% se desempeñan en el segmento de la salud, 19% en el de la industria en general, 14% en el sector de alimentos, 13% en el del medio ambiente y el resto en otras áreas igual de importantes para el desarrollo nacional.

La Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería A.C. se fundó en 1982 y actualmente cuenta con más de 1000 socios numerarios, profesionales y estudiantes. Cada dos años realiza el Congreso Nacional de Biotecnología y Bioingeniería, además de conferencias y cursos cortos, y edita la revista Biotecnología, su órgano oficial de comunicación.

Finalmente, los ex presidentes de la Sociedad solicitan enérgicamente que las prioridades científicas y de investigación de México sean objeto de cuidadoso análisis en el que participe toda la comunidad científica del país.

Entre los firmantes se encuentran científicos del Cinvestav, de Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (del IPN), del Centro de Investigación y Desarrollo en Agrobiotecnología Alimentaria, de las universidades autónomas Metropolitana, de Querétaro y del Estado de Morelos. Y como académicos e investigadores de la UNAM signaron especialistas de Facultad de Química, y de los institutos de Biotecnología, de Ingeniería y de Investigaciones Biomédicas.

Pin It

Comentarios potenciados por CComment