Dar seguimiento epidemiológico de los animales y atender a las indicaciones sanitarias, forman parte de las acciones a reforzar por las instituciones cuidadoras de especies

Ante la pandemia por coronavirus, en todas las instituciones de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (Azcarm) se están reforzando medidas parara proteger la salud del personal y de cada uno de las más de 170 mil especies de fauna silvestre que viven bajo su cuidado, informó la asociación a través de un comunicado.

Esta determinación se tomó luego de que, en Estados Unidos, un tigre del zoológico del Bronx en Nueva York diera positivo por coronavirus. La tigresa malaya, llamada Nadia, es el primer caso de un animal infectado con el virus en Estados Unidos y se cree que un cuidador asintomático pudo haber sido el que transmitió la enfermedad al felino y a otros seis animales de la misma especie.

Y es que, según lo revelado recientemente por la ciencia, el COVID-19 puede ser transmitido de personas a animales, pero no existe evidencia de que la enfermedad pueda ser contagiada de animales a humanos. Además, tampoco hay pruebas certeras de que mascotas o animales de ganado puedan ser transmisores del virus, sin embargo, el contagio de la tigresa Nadia marca un precedente de que los humanos pueden contagiar a animales.

Al mismo tiempo, la asociación informó que las poblaciones de fauna silvestre que tienen bajo su cuidado en sus instituciones zoológicas y acuarias se encuentran en excelente estado de salud y ninguno ha presentado, hasta el momento, ningún síntoma sospechoso.

Medidas preventivas

Los cuidadores de animales de la Azcarm o cualquier persona que trabaje en los zoológicos, criaderos y acuarios que presente algún tipo de molestias o síntomas relacionados con el COVID-19, que haya estado en una situación de riesgo como viajes en el extranjero, eventos masivos o que haya tenido alguna relación con algún infectado debe evitar cualquier tipo de contacto con las especies.

Además, los médicos y cuidadores que trabajan diariamente en los centros de conservación están tomando las medidas recomendadas para protegerse de la enfermedad como lavarse las manos de manera constante, utilizar cubrebocas y guantes al momento de alimentarlos, revisar su estado se salud y guardar la sana distancia en sus traslados.

Las instalaciones de los zoológicos, criaderos y acuarios que pertenecen a la Azcarm, cuentan con planes de manejo autorizados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Natirales (Semarnat), que garantizan minimizar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas entre animales y seres humanos.

Aunado a esto, se realizará una constante vigilancia epidemiológica de la mano de las autoridades sanitarias.

Por otra parte, la Azcarm señaló que la contingencia sanitaria y las medidas de distanciamiento social dificultan proveer las toneladas de alimento que diariamente consumen los animales y mantener al personal que se dedica a su cuidado. Además, la ausencia de ingresos monetarios o apoyo del gobierno para hacerlo son un reto constante, sin embargo, la asociación reafirmó su compromiso a seguir garantizando su bienestar.

Las instituciones que se dedican al cuidado de animales del planeta, añadió la asociación, son la última esperanza de supervivencia para muchas especies en peligro de extinción. “Y, especialmente después de esta pandemia que está azotando a todo el planeta, tenemos que seguir generando consciencia entre los humanos sobre la importancia de proteger la vida y los hábitats de millones de animales, y tenemos que seguir trabajando intensamente para continuar haciendo posible la reintroducción de especies al medio silvestre y combatiendo su tráfico y posesión ilegal”, versó el comunicado.

Asimismo, dicho gremio hizo un llamado a todas las personas para ayudar a subsistir los zoológicos, criaderos y acuarios de su localidad, pues asegura que se trata de una acción para garantizar el porvenir del país y el bienestar de miles de animales “[…] cuya supervivencia depende de nosotros, pues la de nosotros como humanidad depende de su conservación.”

Fuente: infobae.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment