La pandemia de coronavirus en México apenas inicia su fase de escalamiento. Por ello, diversos especialistas apuntan a que la red hospitalaria actual (tanto pública como privada) del país será insuficiente para atender a las personas contagiadas por COVID-19.

Según la Secretaría de Salud, los hospitales públicos de México cuentan con 121.400 camas, es decir, un promedio de 97 camas por cada 100.000 habitantes. Además México es también de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que destina menos recursos a su sector salud, con 5% de su PIB, cifra por debajo del gasto realizado en Chile o Brasil.

A partir de estas complicaciones surge la iniciativa MEXICOVIDA, impulsada por el arquitecto Alfonso López Velarde. Apoyado por asesores y expertos en temas de salud, se propuso diseñar hospitales modulares con el objeto de utilizarlos como centros de aislamiento para las personas con COVID-19.

"Si tú escribes México y COVID [le quitas el 19] y juegas con estas dos palabras surgió el nombre de MEXICOVIDA", comentó López Velarde en entrevista con Sputnik. La principal ventaja de estos hospitales radica, por un lado, en su velocidad de construcción.

Ante la emergencia sanitaria por el coronavirus, los miembros de MEXICOVIDA pensaron en el diseño de hospitales habilitados para la contención de enfermedades virales. Para este propósito, proponen instalar sistemas de aire menos costosos, aprovechando el diseño de los módulos que darán forma al conjunto del hospital. "Nosotros estamos proponiendo un hospital donde cada módulo, cada cuarto, son clusters donde todas las alas y pabellones tienen un control exacto del aire y no lo estamos recirculando", resaltó López Velarde.

Esto, por ejemplo, podría ahorrar el gasto que implica instalar sistemas de extracción en los hospitales convencionales. Asimismo, permitiría disminuir los contagios al interior de las clínicas, un punto que ha afectado al sistema de salud de países como España e Italia.

"Estamos en un punto donde se tiene que acreditar la salud del staff médico que va a estar ahí. Este proyecto también trata de brindar las condiciones para garantizar el cuidado de la salud del staff médico. Realmente está considerando el tipo de emergencia y el tipo de prevenciones que se deben tener", subrayó López Velarde.

Por otro lado, el arquitecto mexicano recalcó la posibilidad de que este proyecto se concentre en la atención de la pandemia en zonas con menor infraestructura médica. El plan de MEXICOVIDA es que sus hospitales modulares ayuden a desaturar las camas del sistema de salud pública, a fin de permitir que la mayoría de los pacientes infectados de coronavirus reciba la atención que requieren.

"Los pacientes que sí van a requerir hospitalización de cuidados intermedios son aquellos que no van a requerir de un respirador, pero sí van a requerir de una oxigenación, van a requerir de monitoreo y de ciertos antivirales. Este tipo de pacientes, si tú no los tratas a tiempo, son los que te acaban saturando tus cuidados intensivos. Si no generas estructuras que puedan apoyar a desaturar los hospitales, no vas a poder con la cantidad de pacientes que vas a tener", enfatizó López Velarde.

Aunque en esta etapa se propone que los hospitales modulares se concentren en la atención de los pacientes con COVID-19 que requieran de cuidados intermedios, los miembros de MEXICOVIDA también afirman que, a largo plazo, esta infraestructura puede servir para paliar el déficit de camas en el país.

"La falta de infraestructura hospitalaria es una realidad en nuestro país. No sabemos cuándo va a llegar un sismo y va a haber una comunidad o ciudad que se quede sin vivienda. Nosotros le denominamos X a los hospitales que pueden expandirse hasta donde tú quieras. Pero esto es perfectamente reutilizable para otro tipo de hospitalización intermedia o para otro tipo de emergencia", apuntó Alfonso López Velarde.

Con ese motivo, MEXICOVIDA elaboró una estrategia de alcance regional, con la cual las autoridades puedan ubicar hospitales modulares en las zonas que consideren prioritarias.

"A ningún país le conviene hacer inversiones en algo que se irá a la basura. Hoy más que nunca tenemos que pensar en proyectos que sean flexibles. La ventaja de los hospitales modulares es que, además de montarlos y desmontarlos rápidamente, los puedes reutilizar. Esta idea es importante por el tema de la prevención: está perfectamente identificado dónde les hace falta la infraestructura intermedia, que quizás en el caso de otra emergencia podría utilizarse", concluyó López Velarde.

Los hospitales que MEXICOVIDA contarían con capacidad de 525 camas, de las cuales 480 serían utilizadas para cuidados intermedios y 45 para cuidados intensivos. Cada uno tendría un costo de 350 millones de pesos, lo cual incluye gastos de obra, de proyectos, supervisión, equipamiento médico, así como de consultoría y gestoría.

Fuente: Agencias

Pin It

Comentarios potenciados por CComment