Diana Guadalupe Pérez Becerra

Desde el inicio del nuevo milenio ha existido un boom en el estudio y aplicación de la nanotecnología a lo largo del mundo y México no se ha quedado atrás. Desde la primera década del 2000 se han instaurado los primeros planes de estudios e investigaciones en la materia. Pero uno de los pasos más importantes es que desde el inicio de la segunda década del 2000 se han establecido planes de estudio en Universidades Públicas Estatales (UPES) y las Universidades Públicas Estatales con Apoyo Solidario (Upeas).

Para tener una idea más concreta sobre la participación de las mujeres en el estudio de la nanotecnología en México se solicitó esta información a la Secretaría de Educación Pública, la cual brindó datos solo de las UPES y Upeas, así como a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) mediante el Instituto Nacional de TransparenciaAcceso a la Información y Protección de Datos Personales. Con esta información se realizó un análisis estadístico para visualizarla participación de las mujeres en el área.

Dicho lo anterior, se encontró que en términos del estudio de la licenciatura, las mujeres tienen participación desde el ciclo 2010-2011 donde hubo 27 mujeres matriculadas en las tres instituciones que la ofertaban en Querétaro, Michoacán y Baja California. Para el siguiente ciclo escolar 2011-2012 se integró una institución de San Luis Potosí, aumentando con esto a 58 mujeres matriculadas. En el periodo de 2012-2013 se sumaron otras dos instituciones, una en Jalisco y la UNAM, lo que aumentó el número de matriculadas a 97. En los ciclos 2013-2014 y 2014-2015 no se integró ninguna institución, sin embargo, comenzamos a ver un fuerte crecimiento en las mujeres matriculadas con 161 y 193 respectivamente. Para el periodo 2015-2016 se integró una institución de Tabasco, pero lamentablemente no se matriculó ninguna mujer; teniendo un total de 264 mujeres en las instituciones mencionadas.

Para el siguiente ciclo ya había 327 matriculadas entre las siete instituciones. Durante el ciclo de 2017-2018 se incluyó una institución de Hidalgo, con lo cual se llegó a 381 mujeres matriculadas en las ahora ocho instituciones. Por último, en los ciclos de 2018-2019 y 2019-2020 se llegó a tener 434 y 472 respectivamente, dando un total de 2414 mujeres matriculadas en diez años y 352 graduadas hasta el ciclo 2018-2019. Ahora bien, en términos de posgrado estos se ofertan en tres de las entidades federativas mencionadas previamente, los cuales iniciaron con solo dos alumnas matriculadas entre los tres y para el ciclo 2019-2020 contaban con 32 alumnas matriculada sen la espera de sus primeras graduadas.

Un reto que se han enfrentado durante muchos años las mujeres es que se les consideraba incapaces de entender y estudiar ciencias o ingeniería. Sin embargo, a lo largo de la historia se ha demostrado que las mujeres no son ajenas dichas áreas de estudios, fueron mujeres quienes hicieron los cálculos que llevaron al hombre a la Luna, fotografíado agujeros negros y más. En México es innegable la aportación de las mujeres a la ciencia y las mujeres hemos sido parte del estudio de la nanotecnología desde sus origenes, al punto que tenemos grandes representantes del área orgullosamente mexicanas.

Fuente: milenio.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment