Jesús Antonio del Río Portilla

En estas fechas, además de la crisis del COVID-19, estamos observando cambios climáticos producido por nuestras actividades sin precedentes en miles de años. Este lunes el IPCC [1] nuevamente nos alertó sobre el cambio climático que estamos sufriendo y que se intensifica rápidamente y sus efectos se expanden hasta cualquier región de nuestro planeta. El informe señala que la intensidad de las tormentas aumenta provocando lluvias intensas e inundaciones en unas regiones mientras causa sequías en otras. En particular, en las latitudes altas se incrementa la precipitación y en las zonas subtropicales la sequía aumentará.

Recordemos que los incendios aumentan en nuestro país. Por ejemplo, en la zona de Michoacán y Guerrero, donde en 2018 se observaron incendios que cubrieron con sus cenizas la mayor parte de nuestro territorio. Además, algunas otras regiones están sufriendo inundaciones más frecuentemente. las noticias de esos casos nos llegan de manera más constante que en otros tiempos. Las áreas costeras se irán perdiendo debido a las inundaciones. La pérdida de los glaciares continuará. Ya se perdieron o redujeron dramáticamente la mayoría de los glaciares de nuestros volcanes (Popocatépetl, Pico de Orizaba, Iztaccíhuatl, Nevado de Toluca, etc.).

Las ondas de calor serán más frecuentes e intensas, así como la acidificación de los océanos, lo que provocará cambios en la vida en ellos.

En las playas del Caribe Mexicano podemos observar que cada año tenemos invasión de sargazo, indicación inequívoca de que la vida en los océanos está cambiando.
Para las ciudades, el calor en las áreas urbanas aumentará, así como las inundaciones en ellas, entre otros muchos cambios que están ocurriendo en estos días y que se prevé continúen.

Ante esta situación, es muy probable que las personas consideremos que no podemos hacer mucho, ya que es un problema verdaderamente global. Lo mismo pueden pensar las autoridades de ciudades o municipios, al pensar que solamente los gobiernos nacionales o las grandes industrias o empresas pueden implantar acciones que enfrenten al cambio climático.

La verdad es que no es así. En muchas partes del mundo personas o familias, autoridades de comunidades o de las ciudades, han impulsado acciones que están transformando nuestra forma de vivir hacia una forma sustentable.

En esta ocasión, insistiré en algunas propuestas que hemos impulsado desde hace varios años [2] sobre la necesidad que tenemos en las ciudades de transitar hacia una movilidad pública eléctrica y fomentar el uso de la bicicleta y facilitar los últimos desplazamientos en forma peatonal.

En este breve escrito abundaré en los beneficios de la movilidad mediante vehículos impulsados principalmente por nuestros músculos, como las bicicletas o triciclos.
Si bien se cuenta con una comunidad en nuestro país que está impulsando el uso de la bicicleta desde el siglo pasado, es en estos últimos años cuando en la Ciudad de México se ha tenido un avance notable, aunque todavía muy limitado, en cuanto a una infraestructura para ciclistas.

Aunque no parezca, los beneficios de que una ciudad cuente con infraestructura de alta calidad para peatones y ciclistas son de suma importancia para el éxito comercial.

Por ejemplo en un documento titulado “Los beneficios económicos de hacer las calles más amigables para peatones y ciclistas” [3], impulsado por Bicitekas, A.C., concluye que para los comercios el apoyar medidas que atraigan a su zona de negocio más personas que transiten caminando o mediante transporte público o en bicicleta, en lugar de automovilistas, redunda en un mayor flujo de calidad de posibles clientes.

En particular, se observa que una mayor inversión en la calidad del ambiente peatonal -como aceras más amplias y medidas que restrinjan el tráfico vehicular- atrae una clientela más regular y leal al área y conduce a un impacto positivo tanto en comerciantes como en la clientela.

Hoy en día se reconoce que en la movilidad el automóvil no es la única opción. Otro documento reporta aspectos muy relevantes sobre los beneficios individuales y sociales de la bicicleta. De hecho, apunta hacia cómo se transforma una ciudad [4] mediante la bicicleta.

En este texto, Juan Mayorga enfatiza que es necesario construir la infraestructura para reducir las víctimas fatales de accidentes a cero, trazar ciclovías rápidas de las periferias de las ciudades a los centros de ellas, ciclovías en las avenidas importantes, estacionamientos seguros para las bicicletas en cada comercio o zona comercial, fomentar el transporte de pequeñas cargas mediante triciclos, entre otras estrategias.

Hoy estamos a punto de tener transiciones en las autoridades de gobierno de muchos municipios en nuestro país. Es la oportunidad de transformar nuestra forma de vivir en las ciudades y hacerlas más amigables para todas las personas y contribuir a disminuir los efectos negativos que provocamos al usar energía fósil.

Las ciudades medianas y pequeñas del todo el país pueden modernizarse con vista hacia la sustentabilidad introduciendo o ampliando la infraestructura para una movilidad que nos aporte beneficios a la salud de las personas, que promueva la socialización para reconstruir el tejido social y que no contamine el aire que respiramos.

En nuestro país tenemos organizaciones sociales que tienen información que desean compartir y las autoridades municipales pueden asimilar. Por ejemplo, Bicitekas, A.C., en ciudad de México, Movimiento Bicicletero de Cuernavaca, pero existen muchas otras.

No solo la ciudad de México ha propuesto este tipo de estrategias que están transformado la vida de las colonias o delegaciones, pero se requiere un esfuerzo social de largo aliento para que estas estrategias rindan fruto en muchos otros lugares, como Cuernavaca, Cuautla o Zacatepec, por ejemplo. No podemos esperar que en tres años (el tiempo de los gobiernos en los municipios) se transforme una ciudad, pero sí podemos exigir que se empiece o se continúe con este tipo de estrategias de movilidad.

El momento de transformación de nuestras ciudades puede empezar con este trienio. Depende de las autoridades electas y por supuesto de nosotros la ciudadanía.

[1] https://www.ipcc.ch/2021/08/09/ar6-wg1-20210809-pr/
[2] https://delrioantonio.blogspot.com/search?q=bicicletas
[3] https://bicitekas.org/sites/default/files/public/manuales/Bueno%20para%20los%20Negocios.pdf
[4] https://www.chilango.com/revista/edicion-julio-2021/Chilango212.pdf

Fuente: delrioantonio.blogspot.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment