Oradora de la Cumbre de Líderes por el Clima y activista de la justicia social, habló de cómo se inició en la defensa por el medio ambiente

Como parte de la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente, El Colegio Nacional transmitió en vivo el 5 de junio, a través de sus plataformas digitales, la sesión Día Mundial del Medio Ambiente. Diálogo entre redes de jóvenes, coordinada por la colegiada Julia Carabias Lillo, en la que participaron activistas climáticos y defensores de la naturaleza.

La bióloga Julia Carabias recordó que este día fue impulsado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 1974, cuando convocó a jefes de Estado, académicos, expertos y organizaciones de la sociedad civil a la primera cumbre del Medio Ambiente, en Estocolmo. El resultado fue la creación del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) y la recomendación a todos los países de crear instituciones y normatividades en esta materia.

La integrante de El Colegio Nacional afirmó que el tema ambiental en el contexto de la emergencia sanitaria ha afectado a todas las sociedades del mundo, sobre todo, a los jóvenes. “Los jóvenes están enojados, ven que su futuro se está minando y que la inactividad, el no hacer los cambios acordados, implica que estamos erosionando sus oportunidades y su libertad.”

Al tomar la palabra, Xiye Bastida, Oradora de la Cumbre de Líderes por el Clima y activista de la justicia social, habló de cómo se inició en la defensa por el medio ambiente. Originaria de San Pedro Tultepec, Estado de México, creció en una comunidad indígena Otomí con la filosofía de amor por la Madre Tierra, amor por la Madre Naturaleza y una filosofía de reciprocidad.

Aseguró que “tenemos bastantes fábricas que vienen a nuestro pueblo, que contaminan y nos causan muchos problemas de salud. Desde 1940, la Ciudad de México nos ha quitado el agua, lo cual nos hizo transformarnos de un pueblo con cultura lacustre a un pueblo vendedor de muebles. Todo lo que vi me hizo darme cuenta que la crisis climática ya está aquí, empezó cuando dejamos que las compañías extractivistas vinieran a México, cuando dejamos que nuestros ríos y lagunas se contaminaran, cuando se normalizó el sargazo”.

Habitante de Nueva York desde 2015, Bastida dio su primer discurso para la ONU a los 15 años, en Malasia, “me di cuenta de que no nos habían dicho que teníamos un poder de voz, no nos habían dicho que podíamos cambiar el status quo si queríamos”. Decidió crear en esa región un movimiento en defensa del clima y del futuro de los jóvenes. “No importa en dónde esté en el mundo, voy a usar mi voz para hablar sobre la justicia climática.”

La defensora de los ecosistemas recordó cuatro razones psicológicas por las que la gente no actúa frente a la crisis climática: la distancia psicológica, que se refiere a las dificultades para pensar o actuar sobre cosas o eventos que se perciben lejanos física y mentalmente; la preocupación finita de las personas, es decir que los individuos sólo pueden preocuparse por una cantidad determinada de acciones en un tiempo dado; el entumecimiento emocional, que es causado cuando se habla de algo tan grande, como la contaminación ambiental, con efectos devastadores, motivo por el que la gente prefiere ignorar el tema; y los descuentos, que se refiere a que la gente prefiere perder cien pesos en 10 años y, no, cien pesos hoy.

Enfatizó que “hemos dicho por años que la crisis climática va a llegar en el 2100, que está presente solamente en el Polo Norte, pero el Tren Maya va a causar una crisis de biodiversidad, todas las compañías mineras de México están causando crisis de agua y sociales, entonces se tiene que cambiar la narrativa, la crisis climática ya está pasando, eso ayudará a que la gente se dé cuenta que su salud y la de su familia depende de un ambiente limpio. Necesitamos hacer un mundo más limpio, seguro y diverso”.

GEO-6 Juvenil

Por su parte, María Jesús Iraola, coordinadora y autora principal de la Agenda de Jóvenes en el sexto informe de la Perspectiva de un Ambiente Mundial, se refirió al GEO-6 Juvenil, primera publicación electrónica interactiva del PNUMA, escrita por y para jóvenes. Hasta ahora el proyecto cuenta con 28 autores de 19 países y busca reflejar lo que siente y lo que ve esta generación a nivel mundial. “Le llamamos una ventanilla única para que los jóvenes comprendan el estado del ambiente hoy. Así como las opciones que tienen para cambiar las cosas.”

En palabras de la geógrafa, el primer capítulo de la publicación proporciona un resumen del medio ambiente, dividido en tres subtemas: el aire y el clima, el agua dulce y los océanos, y la Tierra y la biodiversidad. Habla de cómo éstos son presionados por cinco factores humanos: el desarrollo económico, la urbanización, la tecnología, el crecimiento de la población y el cambio climático.

El capítulo dos se refiere a cómo el futuro estará definido por las decisiones que se tomen hoy, “los jóvenes imaginamos, hay que usar la imaginación y esto será posible.” Y muestra los posibles escenarios. “El capítulo tres presenta las acciones que los jóvenes pueden hacer para lograr un futuro sostenible, desde las acciones diarias, como el tipo de ropa que se usa hasta los alimentos que se consumen. Todo aporta.”

Finalmente, GEO-6 Juvenil presenta “Tu carrera, nuestro futuro”, que se refiere a los empleos verdes. “Cualquier carrera tradicional se puede hacer más verde si se hacen algunos cambios con prácticas que restauran el medio ambiente, si ayudan a reducir el consumo de energía, de materias primas, si minimizan los residuos y la contaminación, y protegen a los ecosistemas.” La especialista enfatizó que recuperarse de la crisis de COVID-19 a partir de una economía circular y verde, podría generar 600 millones de nuevos puestos para el 2030, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo.

Redes ambientalistas en México

Al tomar la palabra, Paola Ivanova Díaz, participante de la Red Global de Jóvenes por la Biodiversidad, capítulo México, se refirió a esta asociación conocida como GYBN, por sus siglas en inglés, creada hace 11 años, que busca ser una plataforma internacional de coordinación de la participación de las juventudes en procesos de tomas de decisiones al interior del Convenio sobre la Diversidad Biológica desde la COP 10.

La activista recordó que México fue el primer capítulo nacional de esta red global, que actualmente cuenta con 191 miembros de 23 estados de la República mexicana. Sus ejes de trabajo se centran en la capacitación, la comunicación, las alianzas, la acción territorial y la incidencia política a nivel nacional e internacional. Después de realizar una serie de consultas nacionales en jóvenes, en el contexto de las negociaciones de las nuevas metas que los gobiernos se van a comprometer a cumplir en materia de biodiversidad en los siguientes años hasta el 2030, focalizaron las cuestiones más importantes para los jóvenes en el país.

Aseguró que entre las cuestiones más importantes para esta generación, en México, en materia de biodiversidad, es cómo asegurar la integridad del soporte vital, es decir cómo asegurar la integridad de los ecosistemas y cómo evitar las extinciones de las especies. “Otro punto fue cómo podemos vivir de manera sustentable enfocada en la educación transformadora, y finalmente cómo asegurar la equidad para la naturaleza y las personas.”

“Queremos dar a conocer que si seguimos haciendo más de lo mismo, vamos a tener los mismos resultados críticos que tenemos hoy en día. Tenemos que cambiar la forma en que hacemos política, pero para eso tenemos que informarnos”, finalizó Ivanova Díaz.

Durante su ponencia, el ingeniero químico Rodrigo Martínez, se refirió a la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible-México, que busca crear una iniciativa global para la acción, a partir de la voluntad política, los diagnósticos científicos y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. “Hablamos de medio ambiente como esta plataforma de recursos que nos permite construir nuestras actividades, promover el bienestar humano y fortalecer nuestras instituciones. Realizamos un trabajo integral basado en el objetivo 17, que es el de la creación de alianzas, debido a que las problemáticas son complejas y afectan a todos los sectores de la sociedad.”

En palabras del experto en energías sostenibles, esta red funciona como un conector entre universidades, empresas, ciudadanía y fuentes de financiamiento. “Buscamos no sólo dar voz a los jóvenes, sino también abrir el campo para la acción, es la creación de recursos y mecanismos que harán que todos los jóvenes puedan impactar. Buscamos involucrar, inspirar, diseñar e implementar.”

Su política se basa en la creación de un ecosistema de innovación para atender las necesidades de México e impactar en las emergencias globales. “Necesitamos articuladores dispuestos a implementar políticas que nos permitan trabajar, habilitadores que nos den recursos, así como conocimiento de las universidades y promotores y creadores de comunidad para divulgar lo que hacemos.”

Al tomar la palabra, la estudiante de biología Mariela Cecilia Hernández habló de la Red Nacional de Divulgadores de Ciencia y Tecnología – México, que tiene como misión poner en práctica el conocimiento adquirido por los jóvenes científicos en formación para ayudar a la sociedad a despertar su interés por cuidar la naturaleza. A partir de vínculos con dependencias como El Colegio Nacional y el Fondo Mundial para la Naturaleza, los integrantes de esta red realizan talleres, infografías y charlas con la población con el objetivo de compartir conocimiento.

En su turno, Daniela Rivero, de la Red de Jóvenes Ambientalistas de México, se refirió a esta iniciativa nacional que tiene como objetivos revivir, activar, fortalecer y unir jóvenes con jóvenes y con mentores. Afirmó que “para nosotros es fundamental brindar a las juventudes información, herramientas y estrategias que nos permiten transformarnos en agentes de cambio que promueven el desarrollo sostenible”.

En palabras de Rivero, esta asociación se organiza en cuatro ejes: identidad, financiamiento, capacitación e incidencia política. “Buscamos contribuir a la creación de fuentes de ingreso para las juventudes que pasan por esta red y remunerar por estas acciones, porque el activismo debe contar como trabajo y debe ser remunerado.”

Agregó que los jóvenes también deben crear políticas públicas. “Los jóvenes somos objeto de cambio, ya nos cansamos que en materia nacional e internacional no se tomen las medidas necesarias y haya muchas promesas vacías. Eso va a cambiar, porque ya los estamos viendo de cerca, porque sabemos lo que está en juego.”

La sesión fue finalizada con la participación de Teresa Vicencio Álvarez, Secretaria Administradora de El Colegio Nacional, quien agradeció a quienes participaron y siguieron la mesa desde las plataformas digitales de la institución.

Fuente: El Colegio Nacional

Pin It

Comentarios potenciados por CComment