La misión de Gaia es medir todas aquellas estrellas que tienen un brillo aparente mayor a una magnitud de G=20, es decir lo que equivale a un foco de 25 watts prendido en la superficie de la Luna visto desde la Tierra: Luis Aguilar Chiu

“Gaia es una misión diseñada, construida y lanzada por la Agencia Espacial Europea. Sus objetivos son medir mil millones de estrellas, esto representa aproximadamente el 1% del total de estrellas en la Vía Láctea”, aseguró el astrónomo Luis Aguilar Chiu al impartir la conferencia Redescubriendo nuestra galaxia a través de los ojos de Gaia.

La sesión, transmitida en vivo el 5 de marzo a través de las plataformas digitales de El Colegio Nacional, forma parte del ciclo Noticias del cosmos, coordinado por los colegiados Susana Lizano y Luis Felipe Rodríguez Jorge. De acuerdo con el especialista en dinámica galáctica, Gaia es una sonda espacial que busca crear el primer mapa tridimensional de la Vía Láctea, gracias a la observación de cada una de las mil estrellas, registrando su brillo y posiciones con el paso del tiempo.

“La misión de Gaia es medir todas aquellas estrellas que tienen un brillo aparente mayor a una magnitud de G=20, es decir lo que equivale a un foco de 25 watts prendido en la superficie de la Luna visto desde la Tierra. Lo que va a hacer es lo que los astrónomos llaman la astrometría, medir posiciones en el cielo, los paralajes y movimientos de las estrellas”.

El método de paralaje es el más directo y preciso que tienen los astrónomos para medir distancias de estrellas en la galaxia. Utilizan el movimiento de la Tierra alrededor del Sol y consiste en medir el ángulo formado por las líneas de observación a un objeto desde dos puntos separados. En otras palabras, para medir la distancia de una estrella, se observa ésta desde dos lugares diferentes y alejados entre sí y se calcula el ángulo determinado por el desplazamiento aparente aplicando una fórmula elemental de trigonometría.

De acuerdo con el investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM campus Ensenada, al medir los movimientos de las estrellas en el cielo se puede obtener no sólo fotografía, sino vídeo. Y el movimiento lleva al entendimiento. Para tener una idea de la resolución que esta sonda espacial puede alcanzar, el ángulo más pequeño que puede observar es equivalente a una moneda de 10 pesos en la Luna visto desde la Tierra.

Gaia fue lanzada el 19 de diciembre de 2013 desde la Guayana Francesa, donde se ubica la sede de la Agencia Espacial Europea. Este instrumento tiene la capacidad de girar y posee dos telescopios que ven el cielo constantemente, nunca se apagan. Debido a que barren la bóveda celeste, permiten abrir la galaxia como si fuera una naranja y ver cómo es en su interior.

Además, se encuentra en el punto L2 de Lagrange. ¿Qué es eso? “Empecemos en el Sol, si lo vemos en línea recta hacia la Tierra tenemos que avanzar 150 millones de kilómetros para llegar a la Tierra, si continuamos en línea recta un millón y medio de kilómetros más, ese es el punto L2 de Lagrange”.

“Lo que resulta interesante de este punto es que en ese lugar la fuerza de atracción gravitacional combinada del Sol y la Tierra contrarrestan el efecto centrífugo. Es decir, si yo dejo el satélite estacionado en ese sitio, ahí se quedará, no necesito prender los motores, entonces la medición se puede mantener con un consumo mínimo de combustible”.

El experto en el movimiento de objetos en el cosmos aseguró que el punto L2 de Lagrange no sólo es estable, sino que desde ese sitio se puede observar el Universo sin que hagan sombra la Tierra y el Sol. A diferencia de otras misiones o telescopios, esta sonda espacial arroja números, las mediciones que hace, y son los astrónomos en Tierra los encargados de procesar los datos y reconstruir imágenes. “Con esos datos podemos reconstruir lo que va a ser el primer mapa tridimensional de la galaxia, en el futuro les voy a poder presentar un video de esto”.

Entre los impactos que tendrá Gaia en el estudio del Universo se encuentran: conocer con precisión las posiciones tridimensionales de los movimientos de las estrellas e inferir sus propiedades internas; medir las nubes de Magallanes de la Vía Láctea; descubrir quasares, los objetos más distantes de la galaxia; descubrir exoplanetas usando una técnica astrométrica nueva; y ofrecer un marco de referencia universal para poder anclar las condiciones de todos los fenómenos que observan los astrónomos.

“Déjenme decirles que científicos de la UNAM participan en esto y analizan los datos. Junto con una colega, Bárbara Pichardo, en 2013 logramos convencer al consorcio de Gaia de hacer la primera escuela Gaia fuera de Europa y esa fue en la Ciudad de México, en el Museo Universum”.

La misión de la Agencia Espacial Europea ha estado operando continuamente durante 7 años, 3 meses y 17 días. El satélite tiene combustible para permanecer en ese lugar hasta el año 2025 y hasta el momento arrojó 91 mil 145.5 Gigabytes de datos.

Luis Aguilar Chiu hizo énfasis en que “México se encuentra en el penúltimo lugar de inversión de la Organización para la Cooperación el Desarrollo Económicos (OCDE) con el .3 % del Producto Interno Bruto. En cuanto al número de científicos por cada mil habitantes el promedio de la OCDE es de 8.6 y México se encuentra al final con -1. Entonces, si queremos mejorar el país a corto plazo, debemos invertir en salud, seguridad y economía. Si queremos mejorarlo a largo plazo y de forma más permanente, debemos invertir en educación, ciencia, tecnología y cultura”.

La conferencia Redescubriendo nuestra galaxia a través de los ojos de Gaia se encuentra disponible en el canal de YouTube de la institución: elcolegionacionalmx

Fuente: El Colegio Nacional

Pin It

Comentarios potenciados por CComment