Es muy importante que la enseñanza de la ciencia con experimentos se vea desde la niñez. En especial, a los niños más que a los adultos les causa emoción el que ocurra una cosa diferente a la esperada. La emoción ligada al proceso cognitivo mejora el aprendizaje de las geociencias

“Los niños aprenden con los experimentos y, de alguna manera, la sorpresa está ligada con el aprendizaje. Si se hicieran experimentos de química o de biología sería fascinante”, comentó la geóloga Susana Alaniz Álvarez al impartir la conferencia Importancia de la enseñanza de las geociencias en la infancia y adolescencia, primera sesión del 2021 que forma parte del ciclo Universidades por la Ciencia, coordinado por el colegiado Jaime Urrutia Fucugauchi.

En la sesión transmitida en vivo el 26 de enero, a través de las plataformas digitales de El Colegio Nacional, estuvo presente Dionisio Meade García, de Fundación UNAM, también coordinador del ciclo. La experta en geología estructural e investigadora del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, campus Juriquilla, comentó que los niños y los adultos tienen una imagen de cómo funciona el mundo y no siempre es correcta.

Agregó que “los niños tienen una mente científica, porque desde su corta edad se hacen hipótesis y la rectifican”. Y explicó que a las ideas sobre el mundo natural que van en contra de las teorías aprobadas científicamente se les conoce como Misconception. “Cuando los niños llegan a la escuela escuchan muchas cosas que no están claras en su mente, les decimos que la Tierra es esférica, pero en su mundo el planeta puede ser plano, o se cuestionan sobre si el aire tiene peso. Existen muchas ideas equivocadas sobre fenómenos naturales porque éstos van en contra de nuestra intuición y si la ciencia existe es porque tenemos que hacer todo el método científico para poderlo demostrar, no es por intuición, que es la percepción de los niños”.

De acuerdo con la investigadora, el psicólogo y Premio Nobel Daniel Kahneman demostró que el hombre no es tan racional como se pensaba y que hay dos tipos de pensamiento, uno rápido, intuitivo, cotidiano y que requiere poca energía, y otro que es el pensante, que implica la racionalización. “Es posible generar una intuición experta desde la infancia para inhibir las ideas equivocadas con una estrategia para el aprendizaje de la ciencia relacionada con la experimentación”.

Con el objetivo de implementar este tipo de estrategias en el aprendizaje de la ciencia, Susana Alaniz Álvarez publicó en 2008 la Colección de libros de experimentos científicos para niños y jóvenes, basada en los diez experimentos más bellos de la física. Con un tiraje de más de 250 mil ejemplares, la colección se repartió en espacios como escuelas y museos. Además, impartió una serie de talleres a 4 mil niños de primaria y 3 mil de secundaria, en Querétaro y Guanajuato, relacionados con estos experimentos.

“Mucho de lo que se discutía cuando empezamos a hacer los libros es que la ciencia no podía ser divertida, es seria. Yo quería investigar esto de las ideas equivocadas que tenían los niños, si tenían Misconception o no. Preguntarme qué sabían los maestros sobre ciencia.”

Entre los experimentos que realizó en los talleres estaban los relacionados con los fenómenos contraintuitivos, por ejemplo, la idea de que una vela se puede prender sin tocarla con el cerillo porque funciona por la conexión del aire, o si los objetos pesados caen primero que los ligeros y qué tienen que ver con la gravedad, o si el amanecer es más frío que la madrugada, a pesar de que el Sol es la principal fuente de calor. Lo mismo ocurrió con los fenómenos intuitivos, como el de picar un globo sin que éste se reventase, lo que tiene que ver con la formación elástica.

La investigadora realizó un cuestionario en el que cuantificó a los que contestaron correctamente, incorrectamente y a los que dijeron no saber en cada una de las hipótesis que tenía su experimento. “Determinamos que tenían una Misconception, con más del 50% de las respuestas incorrectas. Después de realizar su experimento las respuestas cambiaron. Los que habían tenido una idea equivocada la tuvieron bien después de hacer el experimento. Esto demuestra que las Misconceptions con un experimento adecuado se pueden erradicar, si bien nos habían dicho que eran difíciles de erradicar y así lo dice mucha bibliografía aún en presencia de instrucción formal, nuestros datos de experimentos dicen lo contrario”.

Agregó que las expectativas no confirmadas por el experimento provocaron sorpresa. Lo que significa que la emoción va ligada al proceso cognitivo impactando en la atención, percepción y la memoria. “Yo creo que la enseñanza de la ciencia con experimentos es muy importante que se vea en la niñez. En especial a los niños más que a los adultos les causa emoción el que ocurra una cosa diferente a la esperada. La emoción que va ligada al proceso cognitivo mejora el aprendizaje de las geociencias”.

Susana Alaniz Álvarez enfatizó que la pubertad es una etapa muy importante para la educación, se sabe que las niñas entran dos años antes que los niños a la adolescencia. “En esa etapa los chavos empiezan a decidir con qué cosas se quedan y de qué se deshacen, entonces es importante que la educación les guste y les interese para que sea de las situaciones de las que no se deshagan”.

Fuente: El Colegio Nacional

Pin It

Comentarios potenciados por CComment