Juan Tonda

En las últimas semanas se ha señalado que el uso de cubrebocas puede reducir significativamente el número de muertos en México. ¿Se le hace importante este dato como ciudadano mexicano? ¿Podría usted ser tan amable de usar un cubrebocas para que haya menos muertos en México? ¿Podría el Gobierno establecer como obligatorio el uso del cubrebocas?

Es un hecho que en México tenemos una mortalidad de alrededor del 10%, medida como fallecimientos dividido entre los casos probados, una cifra que nos coloca entre los 15 países de mayor mortalidad en el mundo -para ser precisos, 12vo. lugar por millón de habitantes y 5to. por número de fallecidos (61,291 hasta el 14 de agosto)- entre 194 países que reconoce la ONU. En Cuernavaca, donde yo vivo, la mortalidad es de 20 por ciento.

En la conferencia “Cubrebocas, aerosoles y contagio viral” (que se puede ver por internet: https://www.youtube.com/watch?v=Kj73JnWIzwA—) el 14 de agosto dentro del ciclo Viernes Viral de El Colegio Nacional, el doctor Mario Molina, Premio Nobel de Química declaró lo siguiente:

“Es importantísimo que las gentes que están en el alto nivel del gobierno usen el cubrebocas para demostrárselo a la gente.” La ciencia ya ha dicho qué es lo que se tiene que hacer para que no sigan aumentando las infecciones y con ello disminuir el número de muertos. “La política no.”

Hemos visto en repetidas ocasiones que la Jefa de Gobierno de la CdMx ha aparecido en público portando cubrebocas, “pero sabemos que los presidentes en Estados Unidos y en México no, y eso es por falta de información científica. Porque la información ya está muy clara”, señaló el Premio Nobel.

“Y creo que es importantísimo darle el mensaje a la sociedad que sí tenemos la solución, sí podemos controlar el crecimiento -de casos positivos- pero todavía no podemos abrir los contactos a toda la sociedad, a pesar de los impactos económicos, porque si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, nos vamos a tardar mucho en resolver el problema.”

Al referirse al cubrebocas dijo: “entonces, aunque no son perfectos, muchos cubrebocas relativamente sencillos de tela, con dos capas, sí filtran desde un 70, 80 o hasta 90% de estas partículas virales. De ahí el impacto enorme en las estadísticas.”

Sin hacer de menos medidas como la sana distancia o lavarse las manos, el doctor Mario Molina considera como urgente, siguiendo el ejemplo de otras naciones con mejores resultados respecto al control de la pandemia, que “el gobierno haga obligatorio el uso de cubrebocas para aplanar la curva de contagios.” Hacerlo para proteger a la sociedad. Es una medida equivalente a usar el cinturón de seguridad cuando se maneja, indicó, se trata de una medida para proteger a la sociedad y es una obligación del gobierno hacerla. No se trata de una medida coercitiva sino de una responsabilidad social para evitar más contagios y más muertes.

En la UNAM, dentro del grupo para enfrentar al Covid-19, el Instituto de Física y el de Geofísica, con el apoyo de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México, encontraron que si se hacen cubrebocas con tres capas de poliéster, tienen una efectividad de 93% contra el Covid-19; y si se hacen con una capa de licra, otra de algodón y una más de poliéster, la efectividad contra el coronavirus es de 87%.

El Gobierno de México puede fabricar cubrebocas de tres capas de tela, y repartirlos a toda la población, acompañados de una campaña para que toda la población los use. Y así evitar muchos decesos.

Fuente: launion.com.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment