Juan Tonda

¿Cuál es la fuente de energía más barata para tener energía eléctrica en nuestra casa, oficina o industria? La respuesta es: las energías renovables. En particular, la energía solar fotovoltaica -es decir, las celdas solares- la energía del viento o eólica y la energía geotermoeléctrica -que proviene del agua caliente y vapor de las profundidades del planeta- así como la energía hidroeléctrica -del agua de los ríos-.

Para que no le digan que no le cuenten, los costos son asi: energía solar fotovoltaica, 0.038 dólares/kWhr; eólica, 0.037 dólares/kWhr; geotérmica 0.037 dólares/kWhr y la hidráulica: 0.037 dólares/kWhr, según el Departamento de Energía de los EE.UU.

Para tener una idea de esta comparación, las centrales más baratas de combustible fósiles, que son las termoeléctricas de gas natural, están en 0.043/kWhr, es decir, ¡son más caras que las energías renovables mencionadas anteriormente! Y la energía nuclear es todavía más cara.

A lo anterior hay que añadir que en la tercera subasta de largo plazo que realizó Sener en México en 2017, las energías renovables en promedio tuvieron un costo de 0.02057 dólares/kWhr, es decir, todavía más baratas que los costos calculados en EE.UU.

De las fuentes renovables mencionadas, la hidráulica puede provocar desplazamiento de personas y acabar con la flora y fauna del lugar, así que por ello se prefiere usar la mini y microhidráulica. Los aerogeneradores también pueden afectar la avifauna y los murciélagos, pero según los ecólogos, si se destina el 1% del costo del aerogenerador es posible tomar medidas de prevención para no afectar a las aves y los murciélagos.

Una vez que sabemos que las energías renovables son más baratas, el argumento de que son variables ya no se sostiene cuando se añaden a la lista las centrales termosolares con almacenamiento de energía con sales fundidas que proporcionan electricidad las 24 horas, es decir, en todo momento, cuyo costo es de 0.165 dólares/kWhr. pero que se justifica si se piensa que se pueden construir para proporcionar la carga base. Y también hay que mencionar que los costos están disminuyendo rápidamente y requieren una tecnología menos compleja, que se podría desarrollar en México. A este tipo corresponden las centrales eléctricas de heliostatos que concentran el calor en una torre central, las que emplean espejos cilíndricos parabólicos que concentran el calor a los largo de un tubo y las que emplean lentes de Fresnel. Estas son las soluciones a gran escala para tener energía a todas horas y todos los días.

Sin embargo, existe otra forma de resolver el problema y es que cada persona, cada familia, cada casa, cada escuela, cada industria y cada comunidad produzca su energía de manera independiente, bajo dos grandes modalidades: 1) Que la energía que produce la envíe de regreso a la CFE, es cuyo caso, si es suficiente, CFE únicamente le cobrará alrededor de $50.00 por el manejo de la red. 2) Que sea totalmente autosuficiente, es decir, que emplee paneles fotovoltaicos de día y durante las noches utilice pilas de ion de litio —cuyo costo es de 156 dólares/kWhr (2019) y se espera que en 2023 llegue a 100 dólares/kWhr. En este segundo caso, los paneles fotovoltaicos duran 25 años, los inversores de corriente -que tranforman la energía eléctrica de corriente directa en alterna- al igual que las pilas, duran 10 años.

Esta forma de producir energía eléctrica se llama generación distribuida, porque cada persona puede mandar a la red, en el primer caso, su pequeña contribución de electricidad. Y, lo más sorprendente, es que haciéndolo de esta forma, señala el doctor Antonio del Río, director del Instituto de Energías Renovables, la red se auto-organiza; es decir, no le afecta.

Para una casa de consumo medio se necesitan16 m2 (4X4 m) de celdas solares para satisfacer todas las necesidades de energía y para una casa grande, 25 m2 (5X5 m).

En cuanto a costos, es el equivalente a un automóvil pequeño o uno mediano. Y hay que señalar que la inversión se recupera cuando más en siete años.

Con esta solución usted es el que produce su energía, no necesita ningún combustible porque sale todas las mañanas y lo más importante, contribuye a hacer menores los efectos del cambio climático para México y para nuestro planeta.

Hoy en México la Asociación Mexicana de Energía Solar ha estimado que se tienen instalados tres mil 075 MW de paneles fotovoltaicos. En Alemania, hay 1,800,000 contratos para generar electricidad de manera independiente, mientras en México hasta 2018 eran alrededor de 85,000.

Finalmente, con este esquema, el gobierno puede instalar pequeñas plantas fotovoltaicas de la generación distribuida para las personas con menos recursos, que tendrán electricidad con energía renovable durante muchos años.

Fuente: Sin embargo se mueve

Pin It

Comentarios potenciados por CComment