En siete ocasiones lograron avistar al mamífero endémico de México, según el Reporte de la Investigación de la Identificación Fotográfica de la Vaquita 2019

La Comisión Ballenera Internacional (CBI) urgió al gobierno de México a proteger a las últimas vaquitas marinas que sobreviven en el mundo.

En el Informe 2020 del Comité Científico, publicado el 7 de julio, el organismo recomendó al país movilizar recursos para eliminar la pesca ilegal en el Alto Golfo de California, hogar de la especie en peligro crítico de extinción.

El año pasado, cerca de nueve vaquitas marinas fueron observadas en su hábitat durante dos expediciones llevadas a cabo del 2 de septiembre al 27 de octubre por un grupo de científicos y observadores a bordo del buque Narval del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, junto con dos barcos de la organización Sea Shepherd.

En siete ocasiones lograron avistar al mamífero endémico de México, según el Reporte de la Investigación de la Identificación Fotográfica de la Vaquita 2019.

A diferencia de lo obtenido en expediciones anteriores, en esta ocasión no fue posible conseguir suficientes imágenes para contabilizar a los animales con el método de identificación fotográfica, ni a través del monitoreo acústico porque el año pasado se robaron 61 dispositivos, como lo publicó Grupo Reforma en febrero.

Por ello, los investigadores recurrieron a una metodología conocida como “obtención de expertos”, que consiste en responder un cuestionario sobre las observaciones para estimar la cantidad probable de vaquitas vistas.
En promedio, el número de vaquitas observadas fue de 9.7 ejemplares (3 de ellas crías), aunque la Comisión Ballenera Internacional apunta que podrían ser entre 4 y 17.

“Es posible que estas vaquitas restantes, muchas de las cuales tienen cicatrices de redes, no son una selección arbitraria, luego de la muerte de más del 98 % de la especie, sino que son individuos especialmente cautelosos de las redes”, detalla el reporte de 2019.

El incumplimiento de la ley prevalece en el Alto Golfo de California, hábitat de la vaquita marina, de acuerdo con especialistas.

Durante la expedición del 2019, en la que se avistó cerca de nueve ejemplares, científicos observaron el despliegue de varias redes dentro de la zona de cero tolerancia.

Al interior de este espacio de 288 kilómetros cuadrados, ubicado en el Área de Refugio para la Protección de la Vaquita Marina, no se permite la pesca porque es una zona de alta actividad para el mamífero mexicano.
Sin embargo, un par de vaquitas fueron fotografiadas al lado de una panga en este sitio.

“No se observaron acciones de cumplimiento de la ley”, señala el reporte de la investigación.

El documento destaca que la temporada de pesca de totoaba 2018-2019 fue potencialmente más peligrosa que en años anteriores, como consecuencia de la inseguridad de la región.

El pasado mes de marzo, el buque M/V Sharpie, de la organización Sea Shepherd, que retira redes ilegales del hábitat de la vaquita, fue atacado con piedras, pesas y una bomba molotov.

Por la pandemia del Covid-19, Sea Shepherd se retiró de la zona a principios de abril y no ha podido regresar a la zona.

Jean Paul Geoffroy, director de campañas de la organización, confió en que las autoridades mexicanas continúen con el retiro de redes ilícitas.

“Lamentablemente, la actividad ilegal no va a bajar debido a la pandemia. Estamos hablando de gente que es impulsada por la codicia y el dinero”, comentó.

Fuente: qsnoticias.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment