La polución se ha convertido en un grave problema de salud pública. La Organización Mundial de la Salud calcula que la contaminación atmosférica causa cada año 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo. Solo en México mata a más de 49.000 personas anualmente. Frente a este desafío, el joven biólogo mexicano Carlos Monroy decidió aplicar sus conocimientos científicos para luchar contra este problema.

Su respuesta la encontró en la naturaleza, concretamente en las algas y en su capacidad de filtrar el aire. El enfoque de Monroy se plasma en unos sumideros de carbón inteligentes a través de biorreactores de algas que purifican el aire. Esta purificación se lleva a cabo mediante otro proceso natural: la fotosíntesis. Por este avance, Monroy ha sido escogido por MIT Technology Review en español como uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2019.

Para poner en marcha su proyecto, Monroy ha fundado Biomitech, una empresa de innovación y desarrollo enfocada en la resolución de problemas ambientales a través de soluciones inspiradas en la naturaleza. Sus productos ya se aplican en gasolineras y algunas industrias contaminantes. En las estaciones de servicio, sus filtros absorben los vapores que emite la gasolina y lo convierten en biomasa. Para reducir la contaminación de las fábricas, Biomitech dispone de biorreactores que sitúan en las chimeneas emisoras de contaminantes y purifican el aire. Además, las algas fijan el carbono presente en el aire. De esta forma mitigan los efectos de la crisis climática.

El joven detalla: "El problema de la calidad del aire es un tema global que en un futuro va a ser muy importante, pero nadie está generando soluciones integrales de manera sostenible. Creemos que implementar microalgas junto con otras tecnologías puede reducir la contaminación del aire y el problema de las enfermedades asociadas. Debemos implementar soluciones a muchos niveles. Hay que dejar de contaminar y reducir el impacto con sumideros de carbonos".

Monroy busca lograr biorreactores más grandes capaces de filtrar más aire y reducir aún más la contaminación atmosférica. También espera escalar el proyecto a más ciudades y países. De momento, están en marcha en Puebla, Monterrey (ambos en México), Panamá y Medellín (Colombia).

El profesor de Física en la Universidad de los Andes (Colombia) Carlos Ávila Bernal, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2019, cree Monroy "demuestra una clara trayectoria innovadora y su proyecto tiene un gran potencial para tener éxito y un gran impacto en la sociedad".

Fuente: technologyrewview.es

Pin It

Comentarios potenciados por CComment