La Universidad de Hidalgo obtuvo un título de patente en Estados Unidos por el descubrimiento del efecto que provoca el ácido hibiscus en bacterias que producen enfermedad

Para Javier Castro Rosas y Carlos Alberto Gómez Aldapa, profesores investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), la obtención de una patente en Estados Unidos simboliza el fruto de 15 años de trabajo científico, en un camino plagado de retos.

El pasado 01 de diciembre de 2020, la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (USPTO) otorgó la patente US 10,849,322 a la invención denominada “Use of hibiscus acid and derivatives thereof as antimicrobials against antibiotic-resistant and non-antibiotic-resistant microorganisms”; convirtiendo a los académicos y la UAEH en los primeros en obtener dicho título internacional en el estado.

Las investigaciones sobre las propiedades desinfectantes de la jamaica surgieron a raíz del descubrimiento de las bacterias resistentes en los alimentos, las cuales son cepas de microorganismos capaces de mutar su ADN para adaptarse y poder sobrevivir ante los fármacos que el ser humano creó para combatirlos. Sin embargo, las aportaciones de los inventores Garza abonan a la seguridad alimentaria al eliminar un 99.99 por ciento de las bacterias, hongos y virus.

Javier Castro Rosas señaló que desde el año 2013 se iniciaron los trámites para obtener dicho título mediante el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes, conocido comúnmente como PCT y, a pesar de todos los retos a los que se enfrentaron para alcanzar el objetivo, se siente orgulloso por abrir el camino para otros colegas y alumnos de la Universidad de Hidalgo que busquen la misma meta.

Mientras que Carlos Alberto Gómez Aldapa explicó que la patente otorga exclusividad de comercialización a la UAEH por 20 años, vigencia que se cuenta a partir del inicio del trámite administrativo, a su vez, permite a los investigadores e institución el poder designar quien la utilice de manera exclusiva por el tiempo de vigencia.

De acuerdo con Gómez Aldapa, a raíz de la protección de la investigación se plantea una nueva meta para la institución: buscar una empresa que se interese en producir los desarrollos creados, para cumplir con su principal función que es servir a la sociedad.

El trabajo continúa para los investigadores Garza, ya que se espera sean aprobadas 38 solicitudes de patente por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), de las cuales aproximadamente cinco están relacionadas con la jamaica.

Igualmente, esperan recibir anualmente la respuesta favorable de las patentes que han ingresado al IMPI desde el año 2012 y cuya primera patente fue otorgada en 2019.

Carlos Alberto Gómez Aldapa exhortó a todos los estudiantes de la UAEH a ser pacientes, replantear sus investigaciones y mentalizarse a que una vez terminada la emergencia sanitaria se deberá dar todo su esfuerzo para lograr en tiempo y forma el desarrollo de los proyectos.

“Este camino no es fácil, cuesta trabajo, pero da frutos que son bastantes alicientes para seguir en el camino… los estudiantes de licenciatura y posgrado tienen una capacidad muy alta, lo más importantes es que crean en ellos”, enfatizó.

Mientras que Javier Castro Rosas subrayó la importancia de la planificación, la perseverancia constante para alcanzar los objetivos trazados desde un inicio y el acercarse a las instancias universitarias para realizar el proceso de la Gestión Técnica de Propiedad Industrial (GTPPI) de las invenciones de los investigadores de la UAEH.

Para lograr esta patente, la primera obtenida por la institución fuera del territorio nacional, los científicos contaron con el acompañamiento y gestión de la Dirección de Transferencia de Tecnología de la UAEH, especialistas técnico-legales en propiedad intelectual tanto en México como facultados en Estados Unidos, así como del Patronato Universitario.

En este sentido, Víctor Jesús Sánchez Ávila, jefe del Departamento de Propiedad Industrial de la Dirección de Transferencia de Tecnología, expuso que en la UAEH se lleva un proceso técnico de seis etapas para efectuar la protección de una patente: la detección de un posible resultado susceptible a la protección de la propiedad intelectual; la búsqueda del Estado del Arte; la redacción de la solicitud; la presentación de solicitud; el seguimiento a la solicitud; así como el mantenimiento de los derechos.

Declaró que el otorgamiento de una patente fuera de México es un hecho sin precedentes para la institución que tendrá una gran utilidad, principalmente en la industria alimentaria. “La propiedad intelectual es un reflejo de la evolución del trabajo de los creadores/inventores, así como de su desarrollo profesional, ya que escalan su ciencia básica a aplicada y obtienen desarrollos tecnológicos. Es el camino a la innovación y demuestra la mentalidad emprendedora e innovadora de los inventores”, expresó.

Fuente: siempre.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment