La Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (HSI, por sus siglas en inglés) regresó 277 artefactos precolombinos a funcionarios mexicanos el martes, durante una ceremonia de repatriación en el Consulado de México en Nogales, Arizona.

Según un boletín oficial, las piezas fueron recuperadas después de dos investigaciones separadas por agentes especiales de HSI asignados a Phoenix y Nogales, Arizona. Scott Brown, agente especial a cargo de HSI Phoenix, entregó las reliquias al director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Sonora, el Antropólogo José Luis Perea. Los funcionarios mexicanos aceptaron las reliquias en nombre del pueblo de México.

“La importancia cultural de los artefactos de regiones de todo el mundo se extiende más allá de cualquier valor monetario,” dijo el agente Brown. “Las piezas descubiertas son fragmentos de historia, y es un honor devolverlas a su legítimo país de origen. HSI apoya plenamente la importancia de las antigüedades y los bienes culturales, y es a través de estas repatriaciones que las nuevas generaciones pueden experimentar una parte de la historia de su nación”.

El caso de HSI Phoenix comenzó el 8 de octubre de 2013, cuando agentes especiales fueron contactados por un representante de la Sociedad Histórica de Chandler, Arizona con respecto a múltiples figuras de cerámica, presuntamente precolombinas chinesco-occidentales con orígenes que se remontan al año 100 a.C. del Museo de la ciudad de Chandler. Los agentes especiales de HSI se reunieron de inmediato con el director del museo, quien entregó 10 artefactos de Tumba de Tiro para su posterior revisión e investigación. A través de un análisis de expertos en arqueología, se confirmó la autenticidad de estos artefactos que tienen mas de 1,500 años y son originarios de México.

Agentes especiales de HSI se reunieron con oficiales del Consulado General de México en Nogales, AZ., el director de arqueología en Sonora, el arqueólogo jefe de la zona de Cerro de Trincheras para ver los artefactos, que fueron autenticados como artefactos de importancia histórica originarios de México. Los resultados de esta reunión confirmaron que las 10 estatuillas de cerámica eran artefactos de la Tumba de Tiro que se cree que acompañan a los fallecidos durante un último rito de iniciación alrededor del año 100 a. C. al 500 d.C. de las regiones geográficas de Nayarit, Jalisco y Colima, México. Los expertos en arqueología estimaron el valor de los artefactos entre $ 26,100 y $ 45,700 dólares estadounidenses.

Un caso adicional de HSI Nogales comenzó en octubre de 2012, después de que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) se pusiera en contacto con agentes especiales de HSI en relación con numerosos artefactos precolombinos sospechosos que fueron declarados por dos ciudadanos mexicanos que se presentaron para ingresar a los Estados Unidos desde México a través de el puerto de entrada Mariposa en Nogales, Sonora. HSI Nogales tomó la custodia de 267 artefactos. Los artículos confiscados incluían puntas de flecha, puntas de hacha, cabezas de martillo, puntas de lanza y pequeñas tallas de piedra. Posteriormente, el análisis de expertos en arqueología confirmó la autenticidad de los artefactos con una antigüedad de entre 1000 y 5000 años y un valor cultural significativo.

En marzo de 2013, los representantes de HSI Hermosillo se comunicaron con el INAH en Sonora para concertar una reunión con HSI Nogales en las oficinas administrativas de CBP Nogales para realizar un examen exhaustivo de los artefactos detenidos. Los tres arqueólogos profesores de investigación del INAH vieron los artefactos y concluyeron que las 267 piezas individuales eran artefactos culturales prehispánicos (también conocidos como precolombinos) de origen mexicano del noroeste de México. El INAH valoró los artefactos en más de 124,000 dólares estadounidenses.

HSI concluyó que todas las piezas incautadas fueron importadas a los Estados Unidos en contravención de la ley de conformidad con la Convención de 1970 de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Ley de Implementación de Bienes Culturales y, por lo tanto, debían ser devueltas a su hogar-México.

La Cónsul General de los Estados Unidos en Nogales, Laura Biedebach, subrayó: “el gobierno de Estados Unidos seguirá cooperando con todas las agencias, y a través de fronteras mantendrá su compromiso de combatir el robo y el tráfico del patrimonio cultural, así como de preservarlo y protegerlo en su lugar de origen. Tenemos mucho trabajo por delante para seguir preservando nuestra historia para las siguientes generaciones, pero hoy estamos juntos en esto y estamos orgullosos de ser sus aliados.”

“Esta repatriación se realiza oportunamente en el año de una conmemoración muy significativa para México, teniendo como marco el 500 aniversario de la Toma de Tenochtitlán, lo cual fue un encuentro desgarrador de los universos culturales del Occidente Europeo y de América,” dijo el director del INAH, Antropólogo José Luis Perea. “Este evento nos permite reconocer profundamente las culturas prehispánicas de México, así como la resistencia y presencia de sus pueblos indígenas contemporáneos.”

HSI es el brazo de investigación del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos y desempeña un papel de liderazgo en las investigaciones criminales que involucran la distribución ilícita de bienes culturales, así como el tráfico ilegal de obras de arte, y se especializa en recuperar obras que han sido reportadas como pérdidas o robadas. Las operaciones internacionales de HSI, a través de sus 80 oficinas en 53 países, trabajan en estrecha colaboración con gobiernos extranjeros para realizar investigaciones conjuntas.

A pesar de los esfuerzos de aplicación cada vez más agresivos para prevenir el robo del patrimonio cultural y otras antigüedades, el movimiento ilícito de dichos artículos a través de las fronteras internacionales sigue desafiando los esfuerzos de aplicación de la ley a nivel mundial para reducir el tráfico de dichos bienes. Se estima que el tráfico de antigüedades es una actividad criminal transnacional de miles de millones de dólares.

Fuente: expreso.com.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment