Su nanotecnología comprobó por pruebas de biocompatibilidad en Harvard y el MIT que es efectivo e inocuo a la salud humana

Compuestos que existen en la naturaleza fueron tratados químicamente por Humberto Ramírez Leyva para obtener nanomateriales que con éxito remueven hidrocarburo derramado en cuerpos de agua, el cual puede ser aprovechado en el proceso de refinamiento.

En entrevista, el maestro en ciencias Ramírez Leyva explica que se trata de sustancias que existen en la naturaleza, pero por el proceso por el cual se preparan en laboratorio es que adquieren características diferentes a sus formas originales.

“Uno de los compuestos es óxido de hierro que se pueden encontrar en la arena, por ejemplo, y el otro es nitruro de boro, también conocido como grafeno blanco que químicamente es análogo al de carbono, peor constituido por nitrógeno y boro.

“Parte de mi tesis profesional de maestría en la Universidad de Calgary (Canadá) fue realizar la síntesis de los materiales con un costo energético menor a lo convencional y económicamente accesible”.

El científico nacido en Sinaloa refiere que cada vez son más comunes los nanomateriales en la vida cotidiana, pero no todos cumplen con normativas biocompatibles, lo cual es esencial para limpiar el ambiente. Es por ello que como parte de su trabajo de tesis realizó una estancia de investigación en la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés), donde pudo hacer este tipo de pruebas con células vivas in vitro.

La forma en que actúa el nanomaterial es que se esparce sobre el cuerpo de agua contaminado en forma de polvo, y al contacto con el petróleo lo absorbe y se aglomera. El siguiente paso es utilizar un imán para separarlo del agua fácilmente y someterlo a otro proceso para reactivar el hidrocarburo para ser reusado en los procesos de refinamientos.

Cabe destacar que en 2016 Ramírez Leyva funda la empresa de consultoría especializada Tecnologías Ambientales de México (TECAM), la cual recibe distintos reconocimientos, entre ser una de las cinco mejores propuestas del CleanTech Challenge 2018.

“Actualmente nuestra tecnología se utiliza en tres establecimientos de auto lavados para separar aceite del agua en el proceso de limpieza de motores”.

Otra empresa creada por el investigador mexicano es Assembled Technologies in Applications on California, que en 2018 se incorporó a la región de Silicon Valley con la finalidad de producir los nanomateriales para limpiar derrames de petróleo a escala industrial.

“En Silicon Valley participamos en un proceso de aceleración por parte de un programa de la empresa Environmental Tecnologies and Applications of California, donde destacamos como una de las cinco empresas y recibimos 25 mil dólares como capital semilla para desarrollo.

“Por otra parte, el MIT Water Innovation Award nos otorgó 8 mil dólares por desarrollar un sistema para medir la calidad del agua en tiempo real. Se trata de un pequeño robot que funciona en base al internet de las cosas”, describe el especialista en nanotecnología ambiental.

Ramírez Leyva reconoce la labor de sus co-empresarios Edgar Ledezma Zavala, también maestro en ciencias por la Universidad de Calgary, y Pablo Ducru, doctorante en física en el MIT. (Agencia ID)

Pin It

Comentarios potenciados por CComment