A pesar de la pandemia, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no deja de conseguir logros a nivel mundial, pues ahora un equipo de Ingeniería Civil, de la Facultad de Ingeniería, desarrolló una propuesta basada en enfoques sostenibles encaminada al análisis de la vida útil de las edificaciones y cómo podrían convertirse en fuente de materiales para nuevas construcciones, que obtuvo el primer lugar del concurso internacional 2020 ACI Concrete Solutions Competition.

Sergio Costa, Ernesto Maldonado, Fátima Cruz, Saúl Echeverría, Luis Pérez Negrón, Armando Hernández y Andrés Espinosa fueron los universitarios galardonados en la categoría diseño/uso para el desarrollo del concreto más innovador. El certamen, realizado vía remota debido a la pandemia, tuvo como temática la innovación en las tecnologías del hormigón.

De acuerdo con el proyecto de los universitarios denominado D-eco-nstrucción, la industria de la edificación enfrenta varios desafíos ecológicos.

Es considerada una de las más contaminantes a nivel mundial debido a que muchos de los residuos sólidos producto de las demoliciones y excavaciones terminan en basureros y rellenos sanitarios. Sin embargo, bajo una adecuada gestión y manejo integral podrían reciclarse.

Además, la sobreexplotación de los bancos de recursos para la construcción ha derivado en una paulatina crisis en varios países. El proyecto de los universitarios plantea la preservación del medio ambiente al evitar una extracción excesiva.

Entendida como “el sentido inverso de una construcción” bajo fundamentos sostenibles, la deconstrucción de edificaciones –un nuevo concepto surgido a partir de las demoliciones con el objetivo de conservar el medio ambiente–, se tornó en el eje del planteamiento de los universitarios para dar solución a dicha problemática.

Los estudiantes de Ingeniería Civil de esta casa de estudios hicieron hincapié en la necesidad de contar con un plan de acción que comience desde las aulas, ya que si bien toda edificación requiere un adecuado desmantelamiento al final de su vida útil, también es relevante que en las universidades existan programas y especializaciones donde se enseñe a los estudiantes a hacerlo.

“Ya existen técnicas y métodos para reciclar concreto, pero nuestra idea está orientada hacia un cambio de pensamiento y a la línea de formación del ingeniero civil”, recalcaron.

Suma de logros

Para los galardonados participar en este encuentro fue una experiencia enriquecedora. El resultado es fruto del esfuerzo y constancia como equipo, pese a los retos con los que tuvieron que lidiar para trabajar vía remota, como visualizar la misma idea, acoplar tiempos, organizar la logística del video y preparar la sustentación en otro idioma.

Participar en un concurso internacional y poner en alto el nombre del capítulo estudiantil de la FI, de la UNAM y del país, los motiva a continuar su preparación y actualización para sumar más logros, consideraron los concursantes.

Sara Palma Martínez, presidenta de ACI-FI UNAM, comentó que el capítulo se prepara para su primera competencia de canoas de concreto, proyecto al que han destinado el dinero de los premios del reciente certamen y del Blue Sky de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles (ASCE, por sus siglas en inglés), y en el cual esperan obtener buenos resultados.

“Nuestra responsabilidad como universitarios continúa, debemos seguir innovando y difundiendo este tipo de información para que más estudiantes puedan formar parte de estas experiencias”, destacó.

El concurso

La dinámica consistió en subir un video a YouTube en inglés, de máximo siete minutos, mediante el cual explicaron la idea general de su proyecto. Posteriormente las mejores presentaciones fueron notificadas para una entrevista virtual con un panel de jueces, en el marco de la Convención Virtual de Otoño del Concreto, celebrada en octubre pasado, donde argumentaron su iniciativa, qué la hacía diferente y por qué es relevante para la sociedad.

La finalidad del certamen fue demostrar el impacto positivo del uso del concreto, al tiempo que se impulsó a los estudiantes a compaginar sus conocimientos y emplear herramientas creativas para presentar sus enfoques.

Tras la participación de 18 equipos representantes de seis países, los ganadores fueron anunciados en dos categorías en el Foro Estudiantil de ACI. El primer lugar por diseño/uso más innovador se otorgó a la UNAM.

Además de un certificado, los ganadores de los primeros lugares recibieron 750 dólares (15 mil pesos) y la posibilidad de un espacio de reconocimiento en la revista Concrete International y en el sitio web del ACI.

Fuente: milenio.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment