El hallazgo del Pterosaurio es muy importante porque revela que esta especie es más joven de lo que se creía

En una cantera, del municipio de Acuña, al norte del estado de Coahuila, que colinda con el Río Bravo, científicos europeos y mexicanos encontraron un espécimen de un Pterosaurio, reptil volador de los más grandes que vivió en la Era Mesozoica o Era de los Dinosaurios, hace 93 millones de años.

Héctor Rivera Sylva, director del Departamento de Paleontología del Museo del Desierto (MUDE), y coautor del trabajo de investigación, dijo que este ejemplar, que se creía extinto hace 96 millones de años, perteneció a la familia de Ornithocheridos previamente desconocida en México. Esta familia fue la más exitosa de entre todas las familias de reptiles voladores de los Pterosaurios más grandes que hubo antes de Quetzalcoatlus al final de la Era Mesozoica o Secundaria, refirió.

Además, explicó, es la primera constancia que se tiene en el mundo de una familia de reptiles voladores desconocida en México, llamada Ornithocheridos.

El Pterosaurio fue un reptil volador muy grande y muy similar al Coloborhynchus de Inglaterra, tenía una envergadura (distancia entre las dos puntas de las alas completamente extendidas) estimada de 3 a 3.5 metros.

Aunque en Acuña solo pudo encontrarse un Metatarso, un hueso de la mano que conforma el ala, señaló que este es suficientemente característico para poder determinar que le perteneció a la familia Ornithocheridae.

Estos reptiles voladores, resaltó, eran excelente pescadores, y teorías actuales evidencian que podían volar enormes distancias, pues se han encontrado los mismos tipos de Pterosaurios en Inglaterra y en Brasil.

La evidencia mundial

"Tenemos –enfatizó– un descubrimiento muy importante para la ciencia. Hasta ahora este nuevo registro es la evidencia más joven de dicha familia para el mundo, con una edad de 93 millones de años, cuando se creía desaparecido hace 96 millones de años", subrayó el paleontólogo.

En los trabajos de investigación que duraron dos años participaron el Jefe del Departamento de Paleontología del Museo de Historia Natural de Karlsruhe, Eberhard Frey; Wolfgang Stinnesbeck, David Martill, y del lado mexicano, Héctor Porras, y Héctor Rivera Sylva. Son investigadores de la Universidad Heidelberg y del Museo de Historia Natural de Karlsruhe, Alemana, la Universidad de Portsmouth, Inglaterra, el Museo de Paleontología de Múzquiz, y el Museo del Desierto (MUDE).

El espécimen se encuentra resguardado en el Museo de Paleontología de Múzquiz, en la Región Carbonífera de Coahuila, apuntó. Héctor Rivera Syl aseguró que fue un hallazgo invaluable del grupo internacional de paleontólogos alemanes, británicos y mexicanos, quienes acaban de publicarlo en la revista especializada Palaeovertebrata.

Fuente: sipse.com

Pin It

Comentarios potenciados por CComment