Si el laboratorio mexicano consigue resultados positivos, sería el tratamiento complementario a la vacuna que ya se trabaja a nivel mundial

Una molécula con la que el laboratorio mexicano Silanes lleva trabajando desde 2009 pude ser clave contra la Covid-19.

De comprobar su efectividad, la farmacéutica se prepara para su aprobación en noviembre. Esta misma semana, la empresa mexicana inició las pruebas con pacientes. Para el próximo mes, espera contar más participantes y, entonces, tendrá un informe preliminar de su avance.

Laboratorios Silanes es una empresa con 77 años de trabajo que invierte cada año 10 % de sus ingresos en investigación y desarrollo.

En entrevista con Tec Review, Jorge González, director de Investigación y Desarrollo, señala que la molécula Glicinato de Metformina fue catalogada por el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) como una “posibilidad” en contra del SARS-CoV-2.

¿En qué consisten los efectos de esta molécula?

Hace casi diez años, Laboratorios Silanes inició la aventura del desarrollo de distintas moléculas en contra de la diabetes. Como parte del proceso de investigación, se estudió de manera profunda cada una de ellas. El Glicinato de Metformina pertenece a la familia de la Metformina, que se está estudiando hace muchísimo tiempo y está en el mercado. Encontramos que esta molécula tenía una serie de mecanismos de acción distintos y complementarios.

Uno de esos mecanismos contribuye a disminuir la cantidad de virus en la sangre de los pacientes. Potencialmente, puede contribuir a eliminar la carga viral.

¿Cómo esta molécula puede ayudar a eliminar al virus?

Para estudiar la carga viral y el ciclo viral hay tres puntos donde me puedo detener. Antes de que entre a la célula, antes de que entre al núcleo o antes de que salga. El mecanismo que se comparte entre la diabetes y la replicación viral justamente es la parte de la salida.

Esta misma molécula se encarga de hacer pequeñas vesículas que llevan información y muchísimas cosas en la fisiología normal de una célula. El virus se aprovecha de este mecanismo para hacerse de una membrana para poder salir e infectar a otras células.

La membrana de los virus proviene de las células humanas o del mamífero que está infectando, en este caso usa la del humano. Entonces, si detengo ese mecanismo, el virus no puede salir se queda dentro de la célula y se destruye de manera natural.

La molécula para tratar la Covid-19

¿Cómo se dio la aprobación de esta molécula para tratar la Covid-19?

Otros investigadores a nivel mundial, incluyendo el CDC, estudiaron, en el contexto de infección de un virus, qué moléculas aumentaban o disminuían en el contexto de la infección. Es decir, de manera natural.

Dentro de esas moléculas encontraron que estaba ésta, particularmente. Se dijo ‘vamos a estudiar cuáles son las principales 20 moléculas que están tocadas por el virus’.

Hace dos o tres años, otros investigadores, tanto en Japón como en Europa, habían encontrado que justamente cuando se inhibía esta molécula disminuía la cantidad de virus. Eso lo estudiaron en el contexto de la infección por hepatitis C y en el contexto de zika. Virus de la misma familia de RNA.

Por eso, sabemos que –potencialmente– podría tener actividad y la confirmación del propio CDC, que dice que está molécula se está utilizando, fue lo que nos interesó muchísimo. Esa es la razón de este primer estudio. Una vez que fue autorizado por la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) en México y por las autoridades regulatorias de los hospitales.

Lo vamos a evaluar. No está evaluado aún, estamos iniciando el estudio justo esta semana.

¿Qué potencial le ve a esta molécula como vía para detener a la Covid-19?

Veo un enorme potencial, lo estamos estudiando. El virus no va acabar aquí, va a llegar una nueva oleada hacia octubre y noviembre, cuando empieza la influenza en todo el mundo. Entonces, sabemos que va haber nuevos casos y por lo menos en dos años vamos a tener todavía infecciones de esta naturaleza.

El virus va a seguir circulando en tanto no tengamos una vacuna o tratamientos más efectivos. Si esto se convierte en un tratamiento efectivo pues tendremos una primera solución.

Medicamento vs vacuna

¿Para cuándo podrían tenerse la aprobación de resultar exitoso?

Si todo sale bien en las pruebas que comienzan esta semana, podremos ver los resultados preliminares que estarían en agosto y los definitivos hacia noviembre.

¿Cuál es la diferencia entre esperar la vacuna y tener un medicamento?

Son complementarios. Es como en el caso de la influenza: tenemos las dos cosas una vacuna para influenza y tratamientos. La vacuna disminuye la cantidad de personas que se pueden infectar. Sin embargo, siempre va a ser necesario un tratamiento para aquellos que no fueron protegidos por la vacuna o no se la aplicaron. Siempre necesitamos ambos, tanto la vacuna como el tratamiento.

Orgullosamente mexicano

¿Cuál es la ventaja de que un potencial tratamiento esté siendo investigado por un laboratorio mexicano?

La molécula sería el primer tratamiento con eficacia y de origen nacional. Evidentemente, se pretendería que se extendiera a todo el mundo, pero de origen en México. Orgullosamente mexicano.

¿Cuál es el próximo reto de este trabajo que se está haciendo en México?

El gran reto va a ser que el resultado sea positivo, es una apuesta. Estamos muy confiados en que el resultado va a ser positivo, por lo que hemos estudiado. Lo siguiente es tener suficiente cantidad de medicamento para poder ofrecer una verdadera solución.

Hoy, todavía no tenemos soluciones, evitar una muerte es mucho. Evitar muchas muertes también es mucho. Ojalá que lo podamos lograr.

¿Cuál es su recomendación, mientras no tengamos un tratamiento ni vacuna?

Usar todas las medidas de protección. Lavado de manos, usar cubrebocas, tratar de alejarse de las personas que sabemos que están positivas. Mantener la ‘Sana Distancia’. Es lo que sí podemos hacer.

En los países que han abierto de manera temprana están empezando a cerrar otra vez porque incrementó el número de contagios. No tenemos un tratamiento. En el contexto de la influenza –por poner un ejemplo– podemos salir porque tenemos vacunas y un tratamiento antiviral. Pero, para esta infección, de una familia parecida, no tenemos tratamiento antiviral y no tenemos una vacuna.

Lo que nos queda es protegernos. Si yo me cuido, estoy cuidando al de al lado, al que tengo enfrente, a mi familia, a mis vecinos.

Fuente: tecreview.tec.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment