Científicos del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), del Instituto de Ciencias Nucleares, probaron con éxito el dispositivo siguiendo las normativas especificadas para la atención médica y actualmente está en espera de la revisión técnica de la COFEPRIS)

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México desarrollaron un ventilador portátil y económico como respuesta a las necesidades de los enfermos de Covid-19 que requieren de este tipo de equipo médico en el País.

Científicos del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), del Instituto de Ciencias Nucleares, probaron con éxito el dispositivo siguiendo las normativas especificadas para la atención médica y actualmente está en espera de la revisión técnica de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para su empleo en pacientes.

Los ensayos preliminares consistieron en tres etapas, comenzando por pruebas de laboratorio que resultaron positivas.

Posteriormente, el prototipo fue conectado a un pulmón artificial para comprobar su correcto funcionamiento en las instalaciones del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” (INCMNSZ) y en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Finalmente, el instrumento fue sometido a pruebas con seres vivos en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, de la institución universitaria, donde se corroboró su utilidad para personas con un peso de hasta 80 kilogramos.

Luego de los satisfactorios resultados, la Universidad entregó a COFEPRIS la documentación del prototipo para su evaluación completa, en espera de la autorización correspondiente por parte de la autoridad sanitaria.

“El proyecto incluye todo, de punta a punta: desde la concepción del ventilador, el diseño, los prototipos, la validación, y hasta cómo montar una planta de producción y cómo distribuir. Cada ventilador iría acompañado de piezas de repuesto y también se tiene contemplado apoyar en la formación de recursos humanos”, declaró a Gaceta UNAM Gustavo Medina Tanco, responsable del LINX.

De acuerdo con el universitario, el proyecto cuenta con el apoyo de varias empresas, las cuales han aportado los componentes para la fabricación del ventilador, además de su interés por proporcionar los materiales necesarios para la creación de al menos 100 instrumentos.

Por su parte, la Coordinación de Vinculación y Transferencia Tecnológica, de la Universidad, trabaja en un convenio con una empresa biomédica de Jalisco que se especializa en la reparación y fabricación de equipo médico, con la intención de conseguir una alianza para ensamblar los primeros equipos que serán donados al sector Salud.

La empresa en cuestión cuenta con la certificación de COFEPRIS, lo que agilizaría el proceso de elaboración de estos instrumentos.

Fuente: sin embargo.mx

Pin It

Comentarios potenciados por CComment